CARACTERÍSTICAS DE LA EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN FÍSICA EN PRIMARIA CON LA LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN

Autora: Milagros García Habernau

          Para  comprender el significado de evaluar se va realizar una pequeña revisión histórica de cómo ha ido evolucionando  en breves líneas.

           En los años 50-60, el concepto de evaluación era igual al de “medición”: lo único que preocupaba era el rendimiento del alumno en términos absolutos de tipo físico (tantos metros, tantos segundos, etc.). Durante los últimos 30 años el tipo de evaluación más extendido en EF se ha basado en  la realización de test (López Pastor, 1999).

           Como dice Stenhouse (1984), “para evaluar hay que comprender, cabe afirmar, que las evaluaciones convencionales del tipo objetivo no van destinadas a comprender el proceso educativo. Lo tratan en términos de éxito y de fracaso”.  En su opinión, “el profesor debería ser un crítico y no un simple calificador” Por otro lado y en palabras de Hernández y  Velázquez (2004), “la evaluación no sólo condiciona todo el proceso de enseñanza aprendizaje, sino que también sus efectos tienen un carácter trascendente tanto en lo que se refiere a las posibilidades de vida futura de  los alumnos y al  desarrollo  de la propia cultura escolar y social “.

            En definitiva, si se quiere llegar a un concepto evolucionado de “evaluación” que escape de la simple valoración del alumno, en este caso motriz, no cabe otro planteamiento que el de estudiar por un lado la evaluación del proceso de aprendizaje  y, por otro, la del proceso de enseñanza (LOE [2006]). Y es que “los maestros evaluarán tanto lo aprendizaje de los alumnos como los procesos de enseñanza y su propia práctica docente ” (RD 1513/2006).

           La evaluación es  un instrmento  que permite valorar actitudes y competencias, no solo rendimientos, que muestra donde el alumno tiene dificultades o no, débiles del proceso de aprendizaje y dónde tiene dificultades el alumno con objeto de permitir la instauración de medios, técnicas o actividades que le ayuden a superarlos, y, además, es un mecanismo que posibilita al profesor comprobar hasta qué punto se alcanzan los objetivos y ajustar o reorientar los mismos.

           Una vez vista la evolución de la evaluación, a partir de un análisis de la normativa  que la desarrolla, se puede señalar que la característica principal del modelo de evaluación asumido por la LOE es su carácter: formativa y personalizada, criterial, individual y global, flexible,  continua y sistemática.

 -Formativa y personalizada: Reorienta los procesos de E/A. Utiliza mecanismos de autocorrección continua. Se extiende al sistema y a los alumnos. Permite a los profesores la mejora de la práctica educativa, al propiciar un análisis de las programaciones y de las decisiones que se han tomado en distintos niveles de concreción y contribuye al desarrollo del alumno, haciéndole consciente de sus posibilidades, dificultades y de los medios para superarlas. Permite tomar medidas de refuerzo educativo y de ampliación o profundización cuando el progreso del alumno así lo requiere.

 - Criterial: La evaluación se realiza en relación a unos criterios establecidos previamente. Estos criterios tienen en cuenta los OGE y las competencias básicas.

 - Individual y global: Tiene en cuenta el punto de partida de cada alumno, al tiempo que considera el progreso del alumno en el conjunto de las áreas del currículo.

- Continua y sistemática: Está integrada dentro de la actuación docente. Es un proceso en el que se diferencian tres momentos: inicio, desarrollo y fin.

 -Flexible: Se pueden utilizar en el proceso de evaluación distintas técnicas e instrumentos de registro en función de los objetivos trazados.

             Una vez vista las características de la evaluación, hay que aclarar los términos de “continuo” y “formativa”, que a veces han estado confundidos y que aún algunos profesionales llegan a equivocarlos, entendiendo que una evaluación  es formativa si se realizan exámenes o pruebas físicas  de forma continua. Desde luego que la aplicación de la evaluación formativa es quizás el medio más idóneo para hacer efectiva la evaluación continua pero no necesariamente consiste en hacer pruebas todos los días o todas las semanas. Por ejemplo, una evaluación formativa sería cuando se utiliza la autoevaluación, la coevaluación, asignar diferentes tareas de diferente nivel, cuando se  organiza a los alumnos  para que sean capitanes de diferentes grupos,  realizar grupos heterogéneos para que los que más saben ayuden a los menos. Un hecho equivocado es que para realizar una evaluación  continua  solo se puede realizar mediante  exámenes o pruebas  periódicas, olvidando la utilización de otras  técnicas e instrumentos (observación directa sistemática o asistemática, diario del profesor, diario de clase, registros varios, etc.).

           Hay que tener en cuenta que cuando se refiere  a evaluación continua y formativa hace referencia  a diferentes formas de evaluación. Así, según  Casanovas, dependiendo del momento de la aplicación de la evaluación puede ser  inicial, continua y final.

-Inicial: se lleva a cabo al inicio de un proceso (una etapa, trimestre) mediante la recogida de información sobre el punto de partida. Consiste en conocer e interpretar  las posibilidades individuales y del grupo. Permite identificar el punto de partida de nuestros alumnos para adecuar el proceso de e-a a la realidad de estos.

-Continua o progresiva: sería a lo largo de un periodo, durante el curso. Se aplica durante todo el proceso y dentro de él, nunca por separado. La evaluación continua va incluida en el trabajo escolar como una actividad más y no como algo extraordinario, al estilo de un examen.

 -Final: se refiere a la recogida y valoración de unos datos al finalizar el periodo previsto  para lograr unos aprendizajes, unos objetivos.

 

          Y según su  finalidad la evaluación puede ser:

-Diagnóstica: precisa el estado en que se encuentra el objeto que estoy evaluando.

-Formativa: pretende regular, orientar y corregir el proceso educativo. Evaluar no solo el resultado académico sino también el proceso. Entonces es como instrumento de mejora.

-Sumativa: se aplica a los productos terminados,  no a los procesos. Determinar si una persona  ha alcanzado unos objetivos y en qué medida lo ha hecho es un elemento cualitativo.

 

 BIBLIOGRAFÍA:

  • Blázquez D. (1990). Evaluar en educación física. Barcelona: Inde.
  • Hernández, JL. y Velázquez, R. (2004). Evaluación en educación y evaluación del aprendizaje en educación física. En J. L. Hernández y R. Velázquez La evaluación en Educación física (pp.). Barcelona: Graó.
  • LÓPEZ PASTOR, VM. (coord.) (1999) “Educación Física, Evaluación y Reforma”,  Librería Diagonal. Segovia.
  • -LEY ORGÁNICA, 2/2006, de 3 de Mayo, de Educación, BOE, número 106 de 4/5/2006, páginas 17158 a 17207
  • -Real Decreto 1513/2006, de 7 Diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación Primaria, BOE, número 293 de 8/12/2006, páginas 43053 a 43102.
  • - http://www.chasque.net/gamolnar/evaluacion%20educativa/evaluacion.01.html

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.