SUMERGIRNOS EN LA LITERATURA AFRICANA EN CASTELLANO

Autora: Sandra Martínez Martín.

Hasta las últimas décadas no habíamos asistido aún a un acercamiento y conocimiento suficientes de la literatura africana escrita en castellano. Las dificultades sociales y lingüísticas de los territorios africanos de habla hispana no habían permitido una adecuada difusión de los autores y de sus obras. La intención principal es que las escuelas africanas puedan incluir en sus enseñanzas este abanico tan amplio de literatura pero además, se pretende un conocimiento más allá de las fronteras, donde el mundo hispanohablante pueda dejar de ignorar una realidad que ha existido desde tiempo atrás. Académicamente supone todo un éxito la inclusión de los estudios literarios africanos en habla hispana. En este artículo se pretende además que valoremos dicha adquisición de conocimiento e iniciemos la labor de sumergir esta parcela literaria en nuestras aulas para poner al alcance del alumnado una literatura rica y nueva para nuestro currículo. A lo largo del artículo haremos un breve recorrido y comentario de algunos textos poéticos sobre los que podríamos realizar diversos comentarios en el transcurso de la temporalización de nuestras programaciones didácticas.

SUMERGIRNOS EN LA LITERATURA AFRICANA EN CASTELLANO.

Al fin el cielo se acordó de nosotros, / cuando todo el universo nos tenía en el olvido”, son los versos de Luali que definirían con vehemencia cómo hasta finales del siglo XX hemos tenido olvidada una literatura rica en ritmos y en temas, escrita en castellano y cuyas raíces se asientan en el continente africano.

Hasta ahora, hemos hablado siempre de literatura hispanoamericana, todos los estudios circulaban en torno a las editoriales de España e Hispanoamérica y no prestábamos atención a las letras ocultas en el continente del origen del mundo.

A finales del siglo XX la literatura africana en castellano emerge con toda la fuerza de un rugido y llega hasta Europa con el objetivo de sensibilizar a los lectores con la existencia de una literatura fuerte, creativa, sensible y pura con la necesidad de merecer su reconocimiento público y especialmente un reconocimiento académico. Debemos interpretar este acto como un hermanamiento intercultural que enriquecerá nuestras letras hispanas hasta ahora vacías de los autores guineanos, marroquíes, saharauis…

Estos autores encontraron durante décadas no solo un problema contextual social y político sino un obstáculo mayor, el lingüístico, pues la difusión de la literatura en castellano resultaba realmente dificultosa en la propia África y en las escuelas africanas frente a las letras inglesas o francesas.

Los autores africanos en habla hispana hacen un llamamiento a la reflexión, una reflexión mesurada acerca de cuál es el papel hoy del escritor en las sociedades africanas. Donato Ndongo, escritor guineano, habla de todo este proceso como una contribución fecunda de los temas africanos, temas que tienen que crecer y florecer. Dice lícitamente  en el II Congreso de Estudios Literarios Hispanoafricanos <<legitimar y consolidar el emergente campo de los estudios literarios africanos… enriquecer el mundo académico hispánico.>>

A pesar de que la cultura africana está presente en nuestras vidas, y que se realizan constantemente homenajes al arte y a la música africana, la literatura ha estado siempre en un segundo plano. No obstante, sí ha llegado hasta nosotros mucho antes a través de la música, esos ritmos envolventes y exóticos, lejanos… Prueba de ello el reciente Festival de Poesía de Medellín (Colombia) donde a través de la música y la danza se recita la poesía de este continente olvidado.

Y así, como un fuerte latido, buscamos la inmersión de la literatura africana en castellano dentro de la literatura universal pero especialmente dentro de nuestros estudios literarios hispánicos, y por qué no, plantearnos la necesidad de ofrecer a nuestro alumnado esta nueva parcela de conocimiento, darles la oportunidad de comprender una realidad social que está muy próxima y crear nuevos vínculos interculturales y de transversalidad. No podemos desaprovechar esta circunstancia que nos obsequia con una ofrenda de enriquecimiento literario y cultural de gran trascendencia y con un abanico de autores y obras amplio e ignorado hasta el momento.

Una vez que nos sumergimos en las letras africanas, no podemos dejar de sentir ese palpitar constante de un dolor que es ajeno para nuestros corazones pero que rápidamente se apodera de nosotros. La tierra se asienta bajo nuestros desnudos pies, el sol se alza sobre nuestras húmedas frentes y nuestros ojos y piel se oscurecen junto a la llegada de una noche como una sombra colosal e infinita.

Hagamos una breve travesía por la poesía africana, esa poesía con la que deleitar a los alumnos, acercarles a un mundo oculto a sus vidas cotidianas y planeemos sobre las letras del amor, del dolor, del retorno, del tiempo… Acompáñenme por este crucero lleno de sensibilidad y enamórense de estas letras. Busquen los textos, indaguen sobre sus autores, despierten a sus alumnos la curiosidad por una parcela nueva que pretende ser descubierta… para quedarse.

Para irnos introduciendo poco a poco en las aguas de estas letras, retomemos los versos de Luali Lahsen Salam con los que empezábamos Al fin el cielo se acordó de nosotros la delicadeza de su lírica es un metáfora del florecimiento de toda la poesía africana, como la esperanza que brotará al igual que las flores. Ese deseo se prolonga como sus largos versos. La idea de la prolongación y de la espera se hace patente en su obra con el símbolo natural de la lluvia, la necesidad del agua para que florezcan las flores, para que florezca la esperanza…

Luali juega con los elementos más sencillos y naturales del mundo, indaguemos en Buscando la paz; aquí la metáfora surge con la imagen del cuerpo humano: mejillas, rostro, vértebras, llanto… se convierte en una lectura muy sensitiva y frágil, sencilla y natural como su verso libre.

El elemento del agua está muy presente en la lírica africana castellana. Debemos atender a esa necesidad del agua pero también del mar, esa inmensidad que te atrapa para castigarte o salvarte.

Observemos cómo se utiliza el agua en África en versos mojados de Abderrahmán El Fathi. Deténgase un instante para recrearse en la lectura de estos versos donde la metáfora más sencilla se mezcla con símiles y epítetos acogedores. El agua juega con otros elementos naturales: el sol, las olas, la luna, el desierto, la lluvia, la tormenta… Pero el líquido elemento es el centro.

El Fathi dirige al lector por un recorrido hacia al dolor. En Primavera en Ramallah y Bagdad, no hay escapatoria al dolor, el hombre es un continuo refugiado aún en el exilio. La Tierra es un lugar enorme donde no parece haber un rincón de escapatoria, en cualquier punto cardinal siempre se verá bajo el manto de la humillación de la discriminación.

Podremos encontrar también guiños a autores como Lorca o Cernuda a través de los temas del amor y del dolor, siempre en el contexto de la noche, de abril o de la primavera.

Más desgarradora es la palabra de Mohamed Ahmed Bennís, con una poesía mucho más compleja y metafórica. Debemos realizar una lectura mucho más atenta y reflexiva con gran capacidad de abstracción. El alumno necesitará la orientación del profesor para la lectura y comprensión atenta de Funeral ciego.

Se traduce de sus palabras un dolor inmenso, ¿podríamos decir agónico? “Llevo mi tumba” es un dolor que pesa, que se carga, imposible deshacerse de él, “cuervos graznando / sobre el cadáver de un poeta”, se intuye la muerte de la inspiración o la imposibilidad de escribir con total libertad; ¿quiénes serán esos cuervos que sobrevuelan? El horror de vivir siempre bajo un disfraz. Lean con atención las siguientes palabras estremecedoras “Maldigo mi alma / que no me encerró / dentro de un ciego útero”.

Si seguimos realizando este recorrido, no podemos encontrarnos en este punto sin adentrarnos en la poesía de Abdoulaye Bilal Traoré. En Oculto al sol encontramos Días así, un texto que interpreto como un canto a la interculturalidad y a la libertad, aunque estos parezcan conceptos muy amplios. Este texto podría ser universal y originado en cualquier punto del mundo, comprendido por cualquier ser humano capaz de comprender la estupidez de las fronteras discriminatorias no solo físicas sino aquellas que crea la propia inconsciencia y xenofobia del ser humano. Es toda una crítica social al separatismo de las aldeas, naciones o etnias. Sin duda, una llamada global a la libertad, una llamada a la paz.

El autor y músico, tras su experiencia como inmigrante indocumentado, refleja a la perfección en su poesía una realidad que en España vivimos día a día, a la que damos la espalda. Reflexiona y sentencia <<para mí es un andar hacia el otro con el otro que es lo mismo que decir, sin pérdida ninguna, hacia las únicas fronteras útiles, las que separan la libertad del desarraigo, que oponen la palabra viva y fraterna al silencio, que enarbolan la fraternidad frente a la xenofobia y racismo, tristes frutos de la ignorancia>>. Pueden seguir sus creaciones en su blog personal http://www.bilaltraore.com/

No continuemos sin detenernos primero en la lectura de Palabra y letra, un texto metapoético. El poeta es esclavo de sus pensamientos, de la palabra, pero hay mucho más… se siente aún más esclavo del deseo de plasmar la verdad a través de esa palabra. La poesía es una adicción <<es mi latido mi opio>>.

Descansemos ahora en Cabos sueltos de León Cohen Mesonero porque su verso es delicado, puro, sencillo, como el balanceo de una cuna. Un espacio cálido para la poesía amorosa, tierna, dulce, purificadora… De nuevo el agua penetra en estas letras como se adentra el cuerpo en las aguas puras, y como se adentra en la mirada, siempre limpia, inocente… como la de un niño o un dios mismo.

Nos llamarán la atención las citas bíblicas, Moisés habla con Dios… Dios es el Mar, ese lugar donde perdonar tantos errores, ese deseo de olvidar tanto daño en la historia. El Mar es el elemento purificador al que volver como el que vuelve a Dios.

El retorno a la infancia es obligado, porque en la infancia está la candidez, la ingenuidad, la inocencia. El contraste es evidente, el adulto está corrompido por la sociedad que invade su pensamiento, su corazón, que vuelve autómata al ser humano.

Vayamos deteniendo este viaje… y concluyamos con Canciones y poesías de Mohamed Toufali. Es una poesía muy personal, un homenaje al recuerdo, al pasado.

Se reconocen claramente el orgullo y la humildad del hombre, la tradición y la conservación de su cultura. Los símbolos identitarios se definen sutilmente a través de la armonía de sus estrofas. Pongamos especial atención al poema Madrid, un guiño a la ciudad y sus lugares más típicos: Serrano, el Paseo de las Acacias, Sol, el Retiro… Es un paseo urbano para el recuerdo, y la expresión, del siempre nostálgico paso del tiempo <<las arrugas se han colado lentamente>>. Un brindis a la amistad.

En esta ocasión nos hemos detenido solamente en la lírica de este pequeño abanico de autores con los que poder disfrutar en el aula a través de una lectura reflexiva y amena. Pero no podemos ignorar, que la literatura africana en castellano se compone de una gran variedad de géneros: novela, teatro, ensayo, novela corta, autobiografías que no podemos despreciar y que al menos deberíamos dar a conocer a nuestros alumnos.

Asimismo, deberíamos recuperar estos contenidos para nuestro currículo de Literatura, pues, no podemos estudiar la Historia Literaria Hispánica sin hacer mención a esta fracción fundamental que puede enriquecer considerablemente nuestra materia.

Disfrutad de lecturas de fácil adquisición como la novela Ekomo o la colección de relatos Los dioses perdidos. El ensayo España y los negros africanos ¿la conquista del edén o el infierno? O disfruten del teatro de Nouman Aorague con El grito de la montaña.

No ignoremos más esta contribución a las Letras Hispánicas y facilitemos su acceso inculcando el valor y el poder de la lectura de las obras y de los autores que proceden de fuera de nuestras fronteras, esas que el propio Traoré definiría como una fronteras caducas presas de la ignorancia humana y llenemos el aula de los acordes de una literatura nueva, desconocida y deseosa de ser leída, comprendida y amada.

Bibliografía y webgrafía:

EL FATHI, Abderrahman. África en versos mojados.

_________________. Primavera en Ramallah y Bagdad.

LAHSEN SALAM, Luali. Al final el cielo se acordó de nosotros.

________________. Buscando paz.

COHEN MESONERO, León. Cabos sueltos.

TOUFALI, Mohamed. Canciones y poesías.

AHMED BENNÍS, Mohamed. Funeral ciego.

BILAL TRAORÉ, Abdoulaye. Oculto al sol.


http://www.bilaltraore.com/

http://mohamedahmedbennis.blogspot.com/

http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Intro/index.htm

http://www.hispanoafricarte-literaturas.com/

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.