MEJORAR LA CONVIVENCIA EN LOS CENTROS EDUCATIVOS

Autora: María Mancera Hernández

          El centro educativo es un reflejo de la sociedad: lo que ocurre y se vive en los centros educativos es un espejo de lo que ocurre y se vive en la sociedad. Si en la sociedad priman unos valores basados en relaciones desiguales de distribución de poder, de cultura y de recursos (como el individualismo exagerado, la insolidaridad, el belicismo, la violencia, …) no nos puede extrañar que esos mismos valores aparezcan en los centros, deteriorando la convivencia en los mismos.

           Son múltiples y de variados tipos los factores que influyen en el deterioro de la convivencia en los centros: unos son de carácter psicológico, otros son de carácter social, otros son de carácter puramente educativo. Algunos de estos factores podríamos resumirlos en: progresiva devaluación de la educación como valor imprescindible, crisis en la socialización familiar, conversión de los menores en potenciales consumidores, ambiente social marcado por la devaluación en la práctica de valores como la tolerancia y el respeto, aparición constante de la violencia en los medios de comunicación y en las relaciones interpersonales e intergrupales, consideración de la violencia como el mejor método para resolver conflictos, etc.

           A los profesionales de la educación y de la enseñanza, los factores que más nos deben preocupar, y sobre los que tenemos que actuar en nuestro trabajo, son los derivados de las insuficiencias o carencias del Sistema Educativo, entendido este en el más amplio sentido: no solo las normativas y actuaciones de las Administraciones Educativas, sino la organización y la gestión de cada centro educativo en concreto. Por ello, para la mejora de la convivencia en los centros, las Administraciones Educativas y los centros educativos tienen que promover medidas tendentes a eliminar, o al menos a disminuir, estos factores que influyen en el deterioro de la convivencia en los centros.

          De entre las medidas que deben promover las Administraciones Educativas para mejorar la convivencia en los centros, destacan las siguientes: