EDUCACIÓN Y VIDEOJUEGOS

Autor: Víctor-Manuel Chacón Barroso

          Desde que se comenzaron a vender en la década de los años setenta los videojuegos para televisor, estos se han convertido progresivamente en un medio de ocio frecuente entre los más pequeños, aunque muchos padres han manifestado su preocupación por los posibles efectos negativos que pudieran ocasionar.

          La mayoría de videojuegos preferidos por los niños son violentos y la venta de títulos de este tipo sigue en aumento. Los considerados como extremadamente violentos han aumentado sus ventas en más de un 30% en los últimos años. Los juegos menos aceptados son, por desgracia, los que contienen aspectos educativos.

           En general, aunque estos juegos no han sido la causa directa de psicopatologías severas, los estudios realizados hasta hoy estiman una relación entre los videojuegos violentos y los comportamientos agresivos. (La misma relación ha sido notada con los programas de televisión con alto contenido de violencia).

          Existen dos posiciones: algunos psicólogos consideran que estos juegos ofrecen ventajas y que muchos niños pueden desarrollar sentimientos de eficiencia, seguridad y autoestima; sin embargo, otros autores sostienen que únicamente conducen a conductas agresivas.