NUEVAS FORMAS PARA MOTIVAR A LOS ALUMNOS

Autora: Consolación Cosmo González

          La actual Ley Orgánica  de Educación de 3 de Mayo de 2006 establece, en su  artículo 16,  la  finalidad de la etapa de Educación Primaria: “proporcionar a todos los niños y niñas una educación que permita afianzar su desarrollo personal y su propio bienestar, adquirir las habilidades culturales básicas, así como desarrollar las habilidades sociales, los hábitos de trabajo y estudio, el sentido artístico, la  creatividad y la afectividad.”

          Para ello el maestro se plantea unos objetivos y unas metas superiores a alcanzar: las denominadas Competencias Básicas.

          De esta manera, consideramos que si un alumno es competente en matemáticas, en lengua, o es bueno en  habilidades sociales será porque ha alcanzado un éxito importante en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

          Pero, y aquí llegamos “al espinoso” tema en cuestión, ¿están todos los niños y niñas predispuestos a aprender?, ¿poseen todos los alumnos la suficiente motivación como para trabajar en pro de su propio aprendizaje? Desafortunadamente la respuesta es negativa.