LA INFLUENCIA DE LAS CAPACIDADES FÍSICAS BÁSICAS EN EL DESARROLLO DEL ÁREA DE EDUCACIÓN FÍSICA

Autor: Ángel Pinilla Torres

INTRODUCCIÓN

            En el ámbito de la Educación Primaria, y como profesionales de la Educación Física, hemos de considerar una serie de elementos básicos que influyen en el desarrollo de los alumnos, tales como el nivel de condición física que presentan, su grado de desarrollo madurativo – evolutivo, las capacidades físicas básicas, etc.

            Al profundizar en ellas, nos orientaremos en las mejores condiciones posibles dentro de nuestro trabajo diario, sabiendo cómo actuar en cada momento y sobre qué aspectos debemos incidir positivamente.

            En este sentido, el artículo que presentamos aborda el estudio de aquellas capacidades que poseen los alumnos y alumnas en la etapa de Educación Primaria que les posibilitan, o en su defecto les limitan, la realización de los diferentes tipos de actividades motrices.

 

1.- LAS CAPACIDADES FÍSICAS BÁSICAS

            Carlos Álvarez del Villar define las Capacidades Físicas Básicas como “aquellos factores que determinan la condición física de un sujeto, y que le orientan para la realización de una determinada actividad física”.

            En base a esta y otras aportaciones conceptuales[1], podemos decir que las Capacidades Físicas Básicas constituyen el componente cualitativo del movimiento y su desarrollo influye en la realización de cualquier actividad motriz, así como en sus posibilidades de aprendizaje.

          Por otra parte, muchos han sido los autores que han propuesto clasificaciones y han determinado distintos tipos de Capacidades Físicas Básicas. Porta, J. las clasifica en:

Capacidades Motrices: Fuerza, Resistencia, Velocidad y Flexibilidad.

- Capacidades Perceptivo – Motrices: Coordinación y Equilibrio.

- Capacidades Resultantes: Agilidad y destreza, que surgen de la interacción entre Velocidad, Flexibilidad, Coordinación y Equilibrio.

          De un modo más simplificado, Carlos Álvarez del Villar señala como Capacidades Físicas Básicas la Fuerza, la Resistencia, la Velocidad y la Flexibilidad.

          Vamos a desarrollar cada una de ellas centrándonos en la influencia que éstas tienen en el desarrollo del Área de Educación Física en la Educación Primaria.

 

1.1.- La Fuerza:

          En el ámbito educativo, la fuerza es la capacidad más representativa de todas, porque es vital para la gran mayoría de las actividades habituales. Mosston, M. define la fuerza como “la capacidad para vencer una resistencia exterior o de oponerse a ella mediante esfuerzos musculares”.

          Una de las clasificaciones más extendidas acerca de la fuerza es la que establece Hahn, que distingue entre los siguientes tipos:

-          Fuerza Máxima: es la mayor fuerza que una persona puede ejercer en una contracción voluntaria de sus músculos. (No es nada aplicable en edades de educación Primaria).

-          Fuerza Velocidad: capacidad para vencer una resistencia mediante una alta velocidad de contracción. Empleada para saltos y lanzamientos.

-          Fuerza Resistencia: capacidad del individuo de oponerse a la fatiga mediante esfuerzos musculares. Muy utilizada para deportes como natación, ciclismo, remo, etc.

          En el desarrollo y evolución de la fuerza influyen tres tipos de factores:

  • Factores extrínsecos: relacionados con aspectos externos al individuo, como por ejemplo el clima, la temperatura, la hora del día, etc.
  • Factores intrínsecos: que dependen de las características individuales de la persona, como por ejemplo el tipo de fibra muscular, la ordenación de las fibras, la inervación de los músculos, el grado de estiramiento previo de las fibras, etc.
  •  Otros factores: como por ejemplo la edad, el sexo, los niveles de motivación, la alimentación, el dominio de la técnica, etc.

           Por otra parte, también es muy interesante destacar el proceso evolutivo que sigue la capacidad durante la etapa de Educación Primaria, comentando que durante esta etapa de la vida no existe un incremento sustancial de la fuerza tanto en chicos como en chicas, siendo su desarrollo más intenso entre los 15-18 años en chicos y entre los 13-14 años en chicas.

          Por tanto, el trabajo sistemático a través de ejercicios especiales no es nada recomendable antes de los 16-17 años, edad en la que se adquiere la plena formación del esqueleto, y el organismo es capaz de soportar este tipo de cargas de trabajo.

          La fuerza en edades de Educación Primaria debe desarrollarse mediante acciones globales: correr, saltar, reptar, trepar, lanzar, etc. favoreciendo así la evolución natural de esta capacidad.

          El trabajo de fuerza debe ser ameno y variado, con planteamientos lúdicos de predominio multilateral, siendo desaconsejables los ejercicios específicos de multisaltos y lanzamientos de objetos muy pesados.

            También es conveniente destacar que sólo deben realizarse actividades con autocargas, es decir, empleando el peso del propio cuerpo, siendo también muy interesante la realización de actividades de flexibilidad intercaladas con las de Fuerza.

 

1.2.- La Resistencia:

          Porta,  J. la define como “la capacidad de realizar un trabajo eficientemente durante el máximo tiempo posible”

          Es una capacidad de origen psicobiológico que depende del estado de ánimo, motivación, autoestima, confianza, etc. y permite desarrollar un esfuerzo durante el mayor tiempo posible venciendo a la fatiga.

Este mismo autor (Porta, J.) nos habla de dos tipos de resistencia:

-          Resistencia General: es aquella que implica a más del 40 % del cuerpo.

-          Resistencia Local: aquella que implica a menos del 40 % del cuerpo.

Cada una de estos dos tipos se divide a su vez en dos subtipos:

-         Resistencia Aeróbica: que es la capacidad de soportar un esfuerzo prolongado sin que se produzca deuda de oxígeno.

-         Resistencia Anaeróbica: es la capacidad de soportar un esfuerzo de gran intensidad en un periodo de tiempo corto, existiendo por tanto déficit de oxígeno. Dentro de la resistencia anaeróbica existen dos tipos:

  • Resistencia Anaeróbica Aláctica: en la que la acción es tan breve que no da tiempo a que aparezca ácido láctico. Por ejemplo un lanzamiento.
  • Resistencia Anaeróbica Láctica: en la que la acción es más prolongada en el tiempo y se forma ácido láctico. Por ejemplo una carrera de persecución o relevos.

          En el desarrollo y evolución de la Resistencia influyen una larga lista de factores, como son el tipo de fibras, la concentración de glucógeno muscular,  los niveles de hemoglobina en sangre (que es la encargada del transporte de oxígeno en sangre), la capacidad pulmonar, el volumen cardiaco, la frecuencia cardiaca en reposo, la altitud, el ritmo de la actividad, la edad, etc.

          En cuanto al proceso evolutivo, la Resistencia tiene una progresión moderada a partir de los 7-8 años, que se mantendrá hasta el final de la Educación Primaria. Durante el paso de la enseñanza Primaria a la Educación Secundaria se produce un relativo estancamiento coincidiendo con la pubertad.

           De forma general, podemos decir que la capacidad de trabajar aeróbicamente se adquiere con la edad, por lo que en el ámbito de nuestra competencia solo debemos ayudar al niño a que su capacidad de resistencia vaya mejorando progresivamente con la edad.

           En Educación Primaria solo es conveniente el trabajo de tipo aeróbico, controlando en todo momento la frecuencia cardiaca de nuestros alumnos y proporcionando las recuperaciones adecuadas, generalmente amplias. Otros parámetros a controlar son la Intensidad y la Duración de la actividad.

         Por otra parte, no debemos caer en la utilización monótona de la carrera como un medio para el desarrollo de la resistencia, sino que hemos de tratar el uso de juegos de carácter continuo y de Intensidad mantenida.

 

1.3.- La Flexibilidad:

          Autores como Matveyev o Carlos Álvarez del Villar han estudiado en profundidad esta Capacidad y han propuesto multitud de definiciones sobre la flexibilidad. La más representativa es la que nos explica Hahn, que dice que “es la capacidad de aprovechar las posibilidades de movimiento de una articulación”.

          La flexibilidad depende, por tanto, de la limitación de movilidad causada por la articulación y de las características propias del músculo, es decir, de la elasticidad muscular.

          Fleischman distingue entre dos tipos de Flexibilidad:

-          Flexibilidad Dinámica: que se manifiesta en la gran mayoría de actividades de la vida diaria: andar, correr, saltar, girar, agacharse, etc.

-          Flexibilidad Estática: que se manifiesta en situaciones de mantenimiento de la postura.

          Existen multitud de aspectos que inciden en el desarrollo de la Flexibilidad. Los más directamente relacionados son la anatomía de las superficies articulares, la proporción de colágeno y elastina en tendones y ligamentos, la temperatura del tejido antes y durante el ejercicio, el componente genético, la edad, etc.

          En cuanto al proceso evolutivo, la Flexibilidad es la única capacidad que en lugar de presentar una progresión paralela al resto de capacidades, sufre una regresión debido fundamentalmente a que con la edad hay una progresiva pérdida de elasticidad en los ligamentos y músculos.

          Por tanto de manera natural, entre los 6 y 8 años se mantienen registros bastante elevados de esta capacidad, y es a partir de los 9 años cuando se observan los primeros retrocesos, debido al crecimiento y desarrollo óseo y muscular.

         La Flexibilidad, por tanto, es una capacidad involutiva que va disminuyendo con la edad, a menos que se realice un trabajo específico para que se desarrolle.

         En el tratamiento para desarrollar la Flexibilidad existen tres métodos:

  • Stretching: disciplina de tipo estático donde la posición del estiramiento se mantiene durante 6 segundos, para forzar un poco más esa posición durante 4 segundos más.
  • Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP): basada en la estimulación de los receptores propioceptivos, mediante combinación entre contracciones isométricas e isotónicas.
  • Método de Sölveborn: modalidad de FNP basada en ejercicios estáticos y dinámicos con 3 fases bien diferenciadas: tensión – relajación – extensión.

         Para el tratamiento de la Flexibilidad en el ámbito escolar debemos priorizar sobre actividades que desarrollen la flexibilidad dinámica, por ser la más adecuada para el niño.  Por lo tanto debemos evitar el trabajo específico y sobre todo los ejercicios de rebotes y de tracciones o presiones.

          Otro aspecto a considerar es la motivación, recurriendo al empleo de juegos variados y activos, en detrimento de la rigurosidad y la especificidad que requiere el trabajo de Flexibilidad.

         Fleischman propone unos métodos denominados activos o dinámicos, que contribuyen al desarrollo de la Flexibilidad Dinámica, y que son muy recomendados para las primeras edades del desarrollo.

 

1.4.- La Velocidad:

          Zaciorskij define la Velocidad como “la Capacidad de realizar uno o varios esfuerzos y movimientos en el menor tiempo posible, a un ritmo de ejecución máxima y durante un periodo de tiempo breve, que no produce fatiga cardiovascular pero sí nerviosa”.

          De esta definición se desprende que la velocidad es posible gracias a una serie de sustratos morfofuncionales, que se pueden dividir en una parte nerviosa (relacionada con los impulsos nerviosos procedentes del cerebro y que se dirigen al músculo) y una parte muscular (relacionada con la velocidad contráctil de las fibras).

          En cuanto a las clasificaciones que establecen diversos autores, Porta, J distingue entre los siguientes tipos de Velocidad:

-          Velocidad de reacción: es la que nos permite responder con un movimiento a un estímulo sensitivo en el menor tiempo posible.

-          Velocidad de ejecución: es la capacidad de reproducir un movimiento en el menor tiempo posible.

-          Velocidad de aceleración: capacidad de incrementar la velocidad precedente.

-          Velocidad resistencia: capacidad de mantener una determinada velocidad durante un tiempo. (Otros autores la denominan “Resistencia a la velocidad”, puesto que no existe velocidad en el momento en que se prolonga en el tiempo).

           La velocidad es una de las Capacidades más difíciles de mejorar, ya que posee un alto componente genético. Desde el punto de vista fisiológico, y siguiendo a Morehouse, podemos establecer 3 tipos de factores que determinan el grado de velocidad en un individuo:

1.- Factores Musculares: como por ejemplo el tipo de fibras, el tono muscular, la longitud de las fibras, la estructura de las fibras, la masa muscular, etc.

2.- Factores Nerviosos: como son la transmisión de los estímulos, la excitación de la placa motora, la inervación de las fibras, etc.

3.- Otros factores: como por ejemplo la coordinación neuromuscular, la flexibilidad, las influencias emocionales, el grado de concentración, etc.

           En cuanto a la evolución de esta Capacidad, podemos comentar que la velocidad presenta una curva evolutiva muy similar a la de la Fuerza, aunque anticipándose en todas sus fases, ya que hasta los 13 años existe un incremento continuo debido a la mejora de la Fuerza y de la Coordinación.

           La Velocidad también presenta un desarrollo muy unido al Sistema nervioso, por lo que está supeditada al desarrollo de éste.

           Entre los 9 – 11 años en chicas y los 12 – 13 años en chicos, se considera un buen momento para realizar actividades específicas relacionadas con la Velocidad.

           A la hora de trabajar la Velocidad en el ámbito de la Educación Primaria, se deben utilizar actividades variadas y formas jugadas (carreras, persecuciones, reacción ante estímulos sonoros, táctiles, visuales, etc.), evitando de esta manera las repeticiones sistemáticas, generalmente de muy poca motivación.

           Resulta también muy interesante desarrollar actividades que estén relacionadas con la Coordinación y la Agilidad, ya que existe una transferencia positiva entre éstas y la velocidad.

           En definitiva, y a modo de síntesis, podemos resaltar que las Capacidades Físicas Básicas son la base motriz sobre la que se tienen que construir el resto de aprendizajes y Capacidades, siendo el maestro de Educación Física el principal encargado de conducir el proceso de enseñanza – aprendizaje de los alumnos para que consigan un desarrollo armónico y equilibrado de todas las Capacidades Físicas Básicas.

BIBLIOGRAFÍA:

  • <<<<<
    - ÁLVAREZ DEL VILLAR, C. (1985): La preparación física del fútbol basada en el atletismo. Gymnos. Madrid.
  • - HAHN, E. (1988): Entrenamiento con niños. Martínez Roca. Barcelona.
  • - MATVEYEV, L.P. (1980): Fundamentos del entrenamiento deportivo. Raduga. Moscú.
  • - MOSSTON, M. (1982): Gimnasia Dinámica. Pax. México.
  • - PORTA, J. (1988): Las Capacidades Físicas Básicas. Paidotribo. Barcelona.

 


[1] ZACIORSKIJ, V.M. y PORTA, J.

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.