LAS PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE LA HIPERACTIVIDAD

Autoras: María Jesús Lázaro Ruiz y Rosa Alcántara Durán

          En la familia donde existe un hijo con algún tipo de dificultad se produce un gran impacto sobre los padres. Estos suelen presentar una serie de reacciones emocionales que se manifiestan a través del dolor, decepción, duda, coraje, culpabilidad, vergüenza, angustia y temor; surgiendo en ellos, además, un desequilibrio emocional, social y económico que, unido al desconocimiento sobre el problema, lleva a una atención inadecuada al niño y a su rehabilitación.

          Ante la deficiencia de un hijo, los padres pasan por una serie de fases como son:

-          Negación: están esperanzados porque creen que el diagnóstico es incorrecto.

-          Agresión: los padres pueden culparse mutuamente e incluso es posible que, avergonzados, rechacen al hijo; aunque por lo general están enfadados con el médico y con la vida.