VIVIMOS EL CARNAVAL. EXPERIENCIA EN EL AULA

Autora: Manuela González Castaño

         El carnaval constituye una de las fechas más especiales para los pequeños, que entusiasman a todos. Les gusta el color, los disfraces, la música…y, por eso, es fundamental que en una etapa como la infantil, se trabaje esta fiesta.

         Esta experiencia se realiza en centro infantil que cuenta con 15 niños y niñas de 1 año y 14 niños y niñas de 2 años.

         Durante quince días aproximadamente vamos ambientando el aula con diferentes elementos de carnaval: colores, dibujos, música… y les vamos explicando a los niños y niñas que el carnaval se acerca, que nos vamos a disfrazar, les enseñamos algunas caretas, pelucas…y  les dejamos que se las pongan y que se miren en el espejo. También aprendemos canciones del carnaval. Una de ellas, por ejemplo, es:

“Un día al colegio, llegó mi mamá,

Cogió un papel, se fue a dibujar.

Y yo me pregunto: ¿Qué es lo que hará?

Si viene a aprender la “e” o la “a”.

La seño decía: ¡esto es carnaval!

Hay que divertirse, reír y cantar,

Me habló de disfraces, juegos y pintar,

Y mira que chuli me ha puesto mamá.”

        Tres días antes del pasacalle también disfrazaremos a los niños y niñas en este centro infantil. Siempre, el día antes avisaremos a los padres y madres con un cartel en la entrada donde se darán las indicaciones de lo que los niños deberán traer al día siguiente para disfrazarse. Por ejemplo:

-         “MAÑANA INDIO SERÁS. CON CINTILLO Y PLUMA VENDRÁS”. Luego nosotros les disfrazaremos con lo que los niños y niñas lleven y les pintaremos dos o tres rayas en las mejillas como si fueran indios.

-         “MAÑANA PAYASETE SERÁS. CON SOMBRERO Y CORBATA VENDRÁS”.  En esta ocasión les pintaremos las caras como si fueran payasetes: nariz roja, boca grande…

-         “MAÑANA, SI QUIERES PRESUMIR, CON UN DELANTAL TIENES QUE VENIR”. Y nosotras les pondremos un gorrito de cocinero.

         El día del pasacalle los niños y niñas entrarán en el centro vestidos de blanco, con leotardos y camisetas, zapatillas de deporte y el pelo suelto para las niñas, sin horquillas ni coletas.

         La familia de los alumnos no conoce de qué disfrazaremos a sus hijos. En una reunión que hicimos un mes antes de estas fechas, les pedimos a los padres 7€ por cada niño. Las educadoras nos encargamos de buscar un disfraz y comprarlo para todos los niños y niñas. En este caso ha sido de vaquita.

         Cuando los niños han entrado ya en el centro educativo, los disfrazamos a todos y nosotras también nos disfrazamos de vaqueras, en este caso.

         Todos los familiares de los niños y niñas esperan impacientes en la plaza del pueblo, sin saber cómo apareceremos disfrazados. Nos desplazaremos hacia la plaza con una cuerda, a la cual le hemos hecho tantos nudos como alumnos tenemos; cada uno irá agarrando un nudo. De esta manera, si les explicamos que no pueden soltarse de su nudo, los niños y niñas pasearán tranquilamente, evitando los empujones y las correndillas. Una maestra irá la primera, tirando de la cuerda y llevando el ritmo, y la otra irá en la última posición, para controlar al grupo de niños.

        Decoraremos un coche blanco, que nos han prestado, con manchitas negras e irá a la cabeza del grupo con la música de “tengo una vaca lechera”, que todos iremos entonando.

         A la llegada a la plaza, la familia de los niños y niñas se llevarán una grata sorpresa y ya todos juntos bailaremos y cantaremos canciones del carnaval.

        Esta experiencia resulta cada año muy motivadora tanto para los niños como para los padres y también, como no, para las maestras del centro, que disfrutamos guardando el secreto hasta el último día.


 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.