1812, EL INICIO DE LA SENDA CONSTITUCIONAL.

Autora: Fermina Acevedo Padilla

En este recién estrenado año 2012 se cumplen doscientos años de la proclamación de la primera Constitución española, La Pepa. En torno a este importantísimo acontecimiento se hace oportuno  que  reflexionamos  en las aulas, dada  su relevancia, como cimiento de nuestra democracia, y su gran potencial didáctico en las diferentes etapas y materias impartidas por el departamento de Ciencias Sociales.

Las cinco propuestas didácticas que planteamos, entre ellas el concurso conmemorativo de la Asamblea de Extremadura, permitirán poner en valor logros políticos y libertades tan relevantes como: la soberanía popular, la división de poderes, la libertad de expresión y de imprenta, el  habeas corpus,…. Y por otra parte, conocer la destacada aportación extremeña  a la redacción de esta Constitución que sentenció a muerte al Antiguo Régimen e impulsó el liberalismo por Europa e Iberoamérica, al servir de modelo y patrón.

1.- INTRODUCCIÓN

Frente a lo efímero que pueden resultar a la mente determinados acontecimientos históricos, la escuela se ha encargado tradicionalmente de resucitar y revalorizar acontecimientos y fechas significativas para una determinada sociedad. Una mirada histórica, por ejemplo, al siglo pasado, nos mostraría los diferentes valores sociales y educativos de España en esa etapa, –aspecto interesante, si comparamos el significado del extinto día del Alzamiento o de la Raza con la celebración del 25 de Noviembre o el día de la Constitución.

La conmemoración de acontecimientos históricos relevantes en el aula permiten rescatar y exaltar virtudes dignas de ser cultivadas –las democráticas-, y su homenaje y la celebración debe servir para apoyar la actividad docente actual en una área temática concreta,  así como trabajar la educación en valores.

Conscientes de que una efeméride es mucho más que un acto o día festivo, apostamos  y proponemos  la celebración del bicentenario de La Pepa, debido a su gran potencial didáctico –en diferentes niveles educativos, materias, y de forma transversal-, idóneo para generar aprendizajes significativos.[1]Por tanto, el bicentenario de la proclamación de la primera constitución española, el 19 de marzo de 1812 en Cádiz, se erige como una acontecimiento de trabajo y estudio insoslayable tanto para los alumnos de la segunda etapa de la ESO como para los de Bachillerato. Especial relevancia ha de tener a esta propuesta didáctica en la materia de Historia de España así como en Educación para la Ciudadanía y las Ciencias Sociales de Tercero de ESO, donde el alumnado toma contacto con el modelo político y las estructuras gubernativas españolas.

Hemos de tener presente que esta primera experiencia democrática fue efímera –derogada a los dos años- y realmente peculiar, al conformar una nación entre las dos orillas del Atlántico, dejando un importante legado en Ultramar, siendo el modelo de las futuras repúblicas independientes,  y en Europa, como referente liberal.

1812, fue el inicio de la senda constitucional española, una historia variopinta, cruenta y llena de vaivenes, en las que sobresalen por su modernidad las Constituciones de 1812, 1869 y  1931. Y por su innegable eficacia, concordia, consenso, … la de 1978.

2.- LA RASGOS DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812.

La Constitución de 1812 es uno de los textos jurídicos más importantes del Estado español, por cuanto sentó las bases de constituciones posteriores. Considerada como un baluarte de libertad, fue promulgada en el Oratorio San Felipe Neri de Cádiz el 19 de Marzo de 1812.  Esta ley se convirtió en todo un mito democrático que influyó en la redacción de varias constituciones europeas e iberoamericanas.

Articulada en diez grandes títulos, alberga un total de 384 artículos, en los que se recogen los principios novedosos y revolucionarios, que la convierten en el primer código político liberal español, y que le hacen estar en sintonía con los movimientos constitucionalistas europeos.

Muchos de los principios constitucionales básicos vigentes fueron logrados a principios del siglo XIX, nos referimos a la soberanía nacional, la división de poderes, la libertad de expresión, de prensa, la inviolabilidad del propio domicilio,… Principios infravalorados en la actualidad, pero cuyo logro marcó un antes y un después en la época, al convertir al súbdito en ciudadano.

La Pepa se gesta en un contexto histórico complejo, en plena Guerra de la  Independencia, acontecimiento que trastocó la vida de este país, y que encumbra, aún más si cabe, el éxito constitucional de este decálogo liberal, largo, rígido, …. Los principios fundamentales de la Constitución de 1812 son:

  • La SOBERANÍA NACIONAL. Reside en la Nación española, entendida como la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. Siendo ésta libre e independiente.
  • SEPARACIÓN DE PODERES, La Constitución de 1812 diferencia quién hace las leyes, quién las ejecuta y quién las aplica, es decir el Poder Legislativo, del Ejecutivo y  del Judicial.
  • DERECHO DE REPRESENTACIÓN. Las Cortes formadas por diputados representan a la Nación Española.
  • LIBERTAD DE EXPRESIÓN / LIBERTAD DE PRENSA E IMPRENTA  “Todos los españoles tienen libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin necesidad de licencia,(…) ” TODO UN HITO”
  • DERECHO A INTEGRIDAD FÍSICA tanto del detenido como del ciudadano
  • LIBERTAD PERSONAL. “No se puede privar a ningún individuo de su libertad ni imponerle pena alguna, salvo por motivos de la seguridad del Estado”. Abolición del tormento.
  • INVIOLABILIDAD DEL DOMICILIO, salvo en los casos que determine la justicia.
  • GARANTÍAS PROCESAL Y PENAL. “Ningún español podrá ser juzgado en causas civiles ni criminales por ninguna Comisión, sino por el tribunal competente, determinado con anterioridad por la ley”.

Porque todos estos principios son el armazón elemental de nuestra Carta Magna,  en la actualidad hacemos memoria para conmemorar un acontecimiento que ha convertido a nuestro país en un referente político entonces, y ahora, por su sólido  estado democrático que  arranca en la Isla de León.

Esto quiere decir que hace doscientos años implantamos de manera tangible valores, libertades y derechos cívicos que hoy son incuestionables y forman parte de nuestra idiosincrasia como pueblo, aspectos  que nuestros alumnos han de valorar y respetar.

3.- SEMBLANZA DE LOS DOCEAÑÍSTAS EXTREMEÑOS

La conmemoración que nos ocupa tiene una importante vinculación con nuestra región ya que entre los doceañistas, aquellos  que  elaboraron la primera Constitución de la Historia de España, procedentes de las diferentes regiones de España y de Ultramar, y de diferentes estratos sociales, también hubo paisanos extremeños.

Los diputados de Cádiz, en representación del pueblo español, se mostraron dispuestos a consensuar el marco legal que gobernaría una España que vivía bajo  una enorme crisis sociopolítica y económica, como consecuencia de la Guerra por la Independencia que a la par se estaba librando.

Tras consultar los Diarios de Sesiones a Cortes, disponibles en la red[2], observamos la notoria  aportación de varios   diputados extremeños a este primer proyecto constitucional. La inmensa mayoría tenía estudios universitarios, y profesionalmente eran  abogados, militares y eclesiásticos, pertenecientes a la nobleza o la burguesía, con una ideología  muy dispar, al ser unos absolutistas, otros liberales y otros liberales radicales.

Esta fue la nómina de diputados que representaron a Extremadura:

  1. Diego Muñoz Torrero
  2. Antonio Oliveros
  3. Pedro Quevedo y Quintano
  4. José María Calatrava Peinado
  5. Francisco María Riesco
  6. Manuel María Martínez de Tejada
  7. Alonso María de la Vera y Pantoja
  8. Gregorio Laguna Calderón
  9. Francisco Fernández Golfín

10.  Antonio Alonso Varona

11.  Juan María Herrera

12.  Manuel Mateo Luján

13.  José Casquete de Prado

14.  Gabriel Pulido Carvajal

15.  Juan Capistrano Chaves y Vargas

Todos ellos fueron testigos del inicio del proceso constituyente, el 24 de septiembre de 1810, asistiendo 12 de ellos como diputados oficiales y 3 como suplentes. Hombres procedentes de todos los rincones de Extremadura, cuyo perfil de manera sintética y magistral establece Marabel Matos en un excepcional  artículo de prensa[3],  al cual recurrimos y que recomendamos.

El extremeño más reputado, fue el que fuera, a sus 26 años, rector de la Universidad de Salamanca,   Diego Muñoz Torrero, nacido en el seno de una familia muy influyente, pero no noble de Cabeza del Buey, Badajoz. Se le ha considerado siempre como una de las figuras más importantes de las Cortes.

Del oeste de la región, Villanueva del Fresno, procedía el anciano Pedro Quevedo y Quintano, obispo de Orense, que renunció al acta de diputado y fue sustituido por el emeritense José María Calatrava. Gran orador y eminente jurisconsulto y político nacido en Mérida el 26 de febrero de 1781. Político de larga trayectoria, que tras ser elegido diputado, se convierte en  ministro de la Gobernación en 1822, artífice del Código Criminal, fue nombrado Ministro de Gracia y Justicia,… y tras el pronunciamiento llamado de Los Sargentos en la Granja ocupó la Presidencia del Gobierno, simultaneándola con el Ministerio de Estado

Otro destacado “actor” fue Antonio Oliveros, de Villanueva de la Sierra y canónigo de San Isidro de Madrid. Figura entre los liberales más destacados y tuvo una participación activa muy intensa, interviniendo en muchas y muy variadas cuestiones. Fue uno de los primeros diputados, junto con Espiga y Muñoz Torrero, en proponer una Constitución, formando parte de la comisión que se creó para elaborar un Proyecto de Constitución Política de la Monarquía, pidió que  hubiera en las cortes el mismo número de diputados de ultramar que peninsulares y participó intensamente en debates a favor del decreto de libertad de imprenta.

El Llerenense Francisco María Riesco, participó activamente defendiendo la continuidad de la Inquisición, como  no podía ser menos, ya que él era Inquisidor decano del Tribunal de Llerena. Sus locuaces discursos hubieran sido definitorios para la perpetuación de dicha institución, si la abolición no hubiese sido decretada de antemano.

También destacó el almendralejense, masón y militar Francisco Fernández Golfín, vástago del IV marqués de la Encomienda. Tuvo una intensa participación en el reglamento de las Cortes, en la comisión de redacción de la constitución y en la comisión de guerra. Otro destacado diputado, defensor de la causa fernandina fue el  capitán segedano, Manuel María Martínez de Tejada.

Importante también fue el capitán retirado, regidor de Mérida, Alonso María de la Vera y Pantoja,  que acompañó al de Badajoz, Mariscal de Campo y Caballero de Alcántara, Don Gregorio Laguna Calderón de la Barca, como representante de las ciudades con voto en Cortes, espacio que una forzada interpretación de la Ley electoral realizada por el regidor interino de Plasencia, Antonio Alonso Varona, finalmente no fue aceptada,  hizo que se le retirasen  sus poderes.

Atentos a todo el proceso constituyente, también presentes ese día, estuvieron el cacereño abogado de los Reales Consejos y luego secretario de Cortes, Juan María Herrera y el primer Secretario Manuel Mateo Luján, natural de Castuera y voluntario en la lucha contra los franceses. Este último intervino en los posteriores debates en torno a la abolición de la Inquisición.

Esta selecta presencia de paisanos se refuerza con la figura de José Casquete de Prado, de Fuente de Cantos, obispo de Cisamo y presidente de las Cortes durante un mes, y con el abad de Cabañas, Gabriel Pulido Carvajal, sustituto de José Chaves y Liaño, natural de Bienvenida, arruinado en su odisea por tomar posesión del acta que correspondía en primera instancia a Juan Capistrano Chaves y Vargas, muerto en su hacienda de Trujillo tras una grave enfermedad.

Todos estos ilustres paisanos, que hemos ido presentando, contribuyeron de igual manera, e independientemente de su ideología en la redacción de La Pepa, por lo que merecen este y otros uchos espacios, que ensalcen y difundan la relevancia de sus aportaciones .

4.- PROPUESTAS DIDÁCTICAS

Tras estos sencillos apuntes con los que hemos pretendido establecer las señas de identidad de la constitución gaditana y determinar el  protagonismo de los diputados extremeños en este proceso constituyente, proponemos trabajar este bicentenario de  tres formas:

  1. Elaborando dos Wikis, una con la que determinar rasgos definitorios de la Constitución de 1812 y otra para rescatar la biografía de aquellos notables diputados extremeños.

Esta propuesta tiene un doble objetivo: trabajar las competencias digital y social- ciudadana. Y mostrar a la comunidad educativa los resultados de dicho trabajo, alojando la wiki en la web del centro. Junto a la bibliografía específica y las tradicionales enciclopedias, se recomienda la utilización de la web oficial conmemorativa.

  1. Elaborando dos carteles de 3x1m (papel continuo o mantel de mesa) que ilustren los rasgos de la constitución por un lado, y la aportación de estos ilustres varones extremeños, que luego colgaremos en el recibidor del centro. Con esta tarea desarrollaremos, a partir de un proceso de aprendizaje guiado o libre,  la competencia autonomía y desarrollo personal, aprender a aprender, la cultural y artística.
  1. Poner en marcha una websquest, cuyas preguntas graduadas en dificultad y adaptadas a las diferentes etapas educativas,  harán trabajar al alumnado  en profundidad el contenido de la página web oficial de conmemorativa, llamada  Cádiz Ciudad Constitucional.

En esta web encontrarán la biografía de un gran número de diputados doceañistas –siete de los quince extremeños-; el diario de sesiones, una hemeroteca con la prensa de la época, un anecdotario de la época, un recopilatorio con la moda de la época, …

  1. El desarrollo de un viaje de estudio a Cádiz. La planificación del mismo y las visitas se articularán apoyándose en el material didáctico (para el profesor y para el alumnado) elaborado por la Comisión organizadora de la conmemoración del bicentenario.
  2. Participando en el concurso conmemorativo, planteado para todos los cursos y niveles educativos,  promovido por la Asamblea de Extremadura.

Conclusión

Las actividades propuestas, concebidas como tareas, tendrán repercusión social en el entorno y permitirán trabajar las siguientes competencias básicas: la competencia social y ciudadana, aprender a aprender, la competencia digital, lingüística, cultural y artística, y la de interacción con el medio. En resumen, todas a excepción de la matemática.

Dar a conocer desde la escuela, la aportación extremeña al proceso constituyente en el que se apoya nuestra democracia, debe considerarse como vital para enmendar o reforzar la conciencia regional y los valores de nuestro sistema socio-político entre los más jóvenes.  Labor que desde otras esferas sociales, deben emprender tanto las instituciones políticas como los medios de comunicación, contribuyendo todos al conocimiento y la difusión de la historia de esta efeméride.

Bibliografía

Alonso  Castrillo, Álvaro, La Constitución de 1812 y el inicio del constitucionalismo, Madrid, Fundación Santa María, 1985.

Pérez Garzón, J,. Las Cortes de Cádiz, el nacimiento de la Nación liberal. Síntesis, Madrid 2007

Ramos Santana, A., Lecturas sobre 1812. Ayuntamiento y Universidad de Cádiz,2007

Solís, R., El Cádiz de las Cortes. La vida en la ciudad en los años de 1810 a 1813,Silex,  Madrid, 1987

Marabel Matos, J., “La aportación de los diputados extremeños en las Cortes de Cádiz” Diario regional Hoy25/09/2010


[1] MARCELA MÉNDEZ, L, Las efemérides en el aula. Aportes teóricos y propuestas didácticas innovadoras. EDICIONES EDIESPAÑA, S.L 2005

[2] http://www.cadiz2012.es/diario.asp

[3]Diario regional Hoy 25/09/2010

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.